LAS PALMAS

Ingeniería contra el COVID-19

Los últimos tres positivos (Rober, Clemente y Silva) obligan a Mel a reinventar el equipo. El frente de ataque, la línea más castigada de Las Palmas.

Ingeniería contra el COVID-19
Eddy Kelele DIARIO AS

Si no le persigue una maldición, a veces pudiera parecerlo. Desde que Las Palmas inaugurara la Ciudad Deportiva, allá por el mes de julio de 2019, la plaga de lesiones no cesa, tantas veces denunciado el estado del césped de la colina de Barranco Seco, como el del Estadio Gran Canaria. Acompañando a su particular pandemia de lesiones, la del COVID-19 se ha cebado significativamente con la entidad grancanaria en los últimos días.

Ocurre que, desde que la plantilla regresara de Mallorca, desde se voló con algún infectado entre los miembros de la tripulación, han dado positivo Rober, Clemente y Jonathan Silva, y Edu Espiau permanecerá también aislado como poco hasta el sábado, cuando se le hará otra prueba PCR.

Así, este efecto dominó de contagios provoca que, por enésima vez, Pepe Mel tenga que reinventar el equipo, pura ingeniería, más difícil todavía ante la entidad de su próximo rival, el favorito Leganés. Ocurre que, tras la victoria en Mallorca, y liberado ya el equipo de cualquier compromiso de la Copa del Rey, insistió el entrenador de Las Palmas en la necesidad, ahora sí, de tener una plantilla corta. "Es absurdo tener a 28 futbolistas cuando solo tenemos un partido por semana", dijo, antes de insistir: "No tenemos Unidad A y B por desgracia. Lo de Navalcarnero nos hace mucho daño, sobre todo a la plantilla por el hecho de que los partidos se alargan en el tiempo ya que ya no van a ser domingo y miércoles y, por lo tanto, los futbolistas que voy a utilizar se acortan. Mi idea es usar un grupo de 14/15 jugadores y repetir alineación siempre que pueda. Ellos son los que han perdido la oportunidad; se quitan y se ponen solos".

De los 15 futbolistas más utilizados por Mel, de momento tres de ellos permanecen en cuarentena por uno u otro motivo y, por tanto, no estarán disponibles ante el Leganés: Rober (20 partidos y 1.481 minutos), Clemente (11 y 554) y Espiau (17 y 800). Con la defensa (Lemos, Suárez, Curbelo, Dani Castellano) y el doble pivote (Sergio Ruiz y Javi Castellano) más que claros y por el momento sin bajas, la línea de ataque es la más castigada.

Ocurre que Rober es más que indiscutible para Pepe Mel, lo mismo da que fuera como extremo derecho, su posición natural, o ejerciendo como único delantero. Una alternativa a este era Clemente, que por fin empezaba a gustarse y a gustar a su entrenador. Por su parte, Espiau pasa por ser uno de los revulsivos para el frente de ataque, únicamente 8 titularidades, por lo que también deberá escarbar Pepe Mel para encontrar un posible suplente este domingo para Sergio Araujo, que permanece como único delantero toda vez que Iemmello cada vez está más cerca de confirmar su salida del club.

En idéntica situación de encuentra la UD con Dani Castellano, ya indiscutible en el lateral izquierdo ante la pérdida de peso de Jonathan Silva (8 partidos, 622 minutos) en el equipo.

Toca, en cualquier caso, echarle un vistazo a la cantera. A falta de fichajes, y con Rafa Mujica a la espera, no hay más remedio que tirar de los elementos más destacados de las categorías inferiores. Igualmente, podría llegar la opción de jugarse el último cartucho con futbolistas como Aridai o Maikel Mesa, presentes como parecen en todas las quinielas para salir del club en busca del protagonismo perdido. Más allá de palabras y buenas intenciones, la actualidad y el COVID-19 obligan.