BARCELONA

Griezmann abre otro frente en el vestuario

Las declaraciones del francés al final de la final de la Supercopa criticando la comunicación en el vestuario crean una polémica según la SER, que desmienten desde el entorno del francés.

Se abre otro frente en el vestuario del Barcelona relacionado con la final de la Supercopa. Las declaraciones de Antoine Griezmann al final del partido denunciando mala defensa en las jugadas a balón parado y la falta de comunicación entre los jugadores han creado, según una información de la Cadena SER, polémica en la caseta blaugrana. Por su parte, el entorno del jugador desmiente que haya una polémica, pero lo cierto es que la onda expansiva de esa final perdida sigue sacudiendo los cimientos del Camp Nou. Se ha pasado de una oportunidad pintiparada para recuperar la moral al regreso de las dudas.

“Hemos defendido mal, no hemos hablado en las faltas. Son detalles importantes. Cuando sale el balón o cuando hay que empezar a correr, alguien tiene que gritar. A veces alguien grita y a veces no se grita”, dijo el francés.

Según la información de la SER, en el vestuario no gustaron estas declaraciones porque señalan indirectamente a Te Stegen y a algunos de los defensas.

Desde el entorno del jugador francés se afirma con contundencia que esas palabras no sólo no han creado polémica, sino que también son compartidas por muchos jugadores.

De hecho, el propio Ronald Koeman se quejó en la rueda de prensa posterior de los constantes errores de su equipo en la defensa de las jugadas a balón parado y llevó el agua a su molino dejando caer que faltan jugadores más altos. Koeman y el secretario técnico Ramon Planes tenían perfilado un plan para traer en el mercado de invierno a Eric García por cinco millones de euros. Un jugador criado en La Masia y que ha decidido no renovar por el Manchester City.

El caso es que, como era previsible, la derrota ante el Athletic Club ha dejado abiertas algunas heridas que complican más la tarea de Ronald Koeman.