MIGRANTES DEL BALÓN

El fin del 'Spanish' Dinamo

Tras la marcha de Juan Cámara, ningún futbolista español milita ya en el equipo rumano. Todos rescindieron por culpa de los impagos.

juan camara dinamo bucarest
Dinamo Bucarest Facebook

Juan Cámara anunció su marcha del Dinamo Bucarest. El centrocampista jienense, que jugaba en Rumanía cedido por el Jagiellonia, se desvinculó del club rumano tras cinco meses marcados por los impagos. "Han sido meses difíciles. Meses en los que hemos intentado sacar los mejor de nosotros y en los que he conocido a jugadores y trabajadores increíbles. Gracias, afición", escribió el español en su cuenta oficial de Instagram. Su marcha significó el final del 'Spanish Dinamo', un club que al inicio de la temporada llegó a contar con seis futbolistas españoles. Todos pusieron fin a su etapa como 'perros rojos' de manera unilateral, después de no ver cumplida ninguna de las promesas con las que la propiedad, comandada por el granadino Pablo Cortacero, les llevó a Rumanía.

"No han cumplido ninguna de las promesas por las que nos trajeron aquí y todo ha sido un tiempo de mentiras"

Isma López

Los primeros en salir fueron Borja Valle, Isma López y René Román, a quienes acompañaron el entrenador, Cosmin Contra, y el preparador físico Javier Reyes. El Dinamo Bucarest prometía ser uno de los grandes animadores de la temporada en Rumanía, pero todo resultó ser "humo", tal y como dijo Isma López en el comunicado con el que anunció su despedida. "No han cumplido ninguna de las promesas por las que nos trajeron aquí y todo ha sido un tiempo de mentiras. Han demostrado que no les importamos, que somos mercancía para ellos. No solo nosotros, también nuestras familias. Algunos dejaron atrás sitios en los que llevaban tiempo y eran felices. Nos vendieron un proyecto ambicioso, pero con el paso de los días nos hemos dado cuenta de que todo era falso", desveló el lateral navarro. Tras ellos abandonaron el barco el resto del cuerpo técnico español: Javier Ávila (fisioterapeuta), Leo Fuentes (preparador de porteros) y Luis Prieto (readaptador). Profesionales que se marcharon, en algunos casos, después de recibir amenazas por parte de la afición a pesar de renunciar a la totalidad de sus salarios.

En enero siguieron las bajas: primero se marcharon Aleix García y Tomás Mejías, quienes solo hicieron público su agradecimiento a una afición, la del Dinamo Bucarest, que llegó a recaudar dinero para sufragar algunos de los gastos del club. Y, por último, Juan Cámara, que pertenece al Jagiellonia pero, en principio, firmará por otro equipo en las próximas fechas. En total, seis futbolistas españoles que conforme llegaron, se fueron. Jugadores que, a pesar de verse obligados a recurrir a los ahorros para sobrevivir, llegaron a enlazar cinco partidos sin perder y golear (3-0) al FC Viitorul en los dieciseisavos de final de la Copa rumana. Isma López, Aleix García, René Román y Juan Cámara continúan sin equipo, mientras que Borja Valle y Tomás Mejías firmaron por Oviedo y Ankaraspor respectivamente. Otros, como el CEO Álex Couto, el director deportivo Rufo Collado, o el secretario técnico Germán Sorzano, continúan en un club dirigido por Pablo Cortacero que parece destinado a morir ahogado por las deudas.