GIRONA

Valery, el ave fénix del Girona, celebra su primer doblete

El extremo lució ante el Cádiz en Copa y demuestra que su lesión es historia. El 16 de enero "es un día mágico" porque, hace dos años, marcó su primer gol como profesional.

Valery, el ave fénix del Girona, celebra su primer doblete

Hay jugadores a los que una fecha en concreto le persigue durante toda su carrera deportiva. Y parece que el 16 de enero es un día en el que Valery siempre sonríe. Hace justo dos años, en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid firmó su primer gol como jugador profesional con el Girona y ayer hizo su primer doblete. Fue, también en Copa, ante el Cádiz (2-0) y sirvió para que los rojiblancos accedieran a los octavos de final: "Fue un día muy especial, el 16 de enero es mágico. Además, estoy feliz por la victoria. Logramos clasificarnos ante un gran equipo, el Cádiz, que no hemos de olvidar que es de Primera. Sabíamos que nos pondría las cosas difíciles, pero hicimos un gran trabajo. El equipo estuvo muy serio en todas las facetas del juego y es para estar contentos, orgullosos".

Valery, que tanto la pasada temporada como la actual ha sufrido un calvario con las lesiones, ha vuelto a resurgir, está perfectamente recuperado, y el duelo de Copa ante el Cádiz debe servirle para adquirir aún más confianza y hacer ver a Francisco que merece minutos en Liga. No son sus primeros goles esta campaña porque en Liga, contra el Zaragoza, marcó y suma tres: "Me pueden ayudar a seguir creciendo como jugador porque esto te da mucha confianza. Quiero tener rodaje e importancia dentro del equipo. Agradezco al técnico y a los compañeros la confianza y a seguir, no queda otra", dijo el extremo de L'Escala. Ante el Cádiz fue el gran protagonista, pero en la previa del partido ya acumuló buenas sensaciones. Instantes antes de aparecer sobre el terreno de juego rememoró su gol de hacía dos años en Copa contra el Atlético y "es que es una anécdota importante y la comenté con compañeros y el cuerpo médico. Hicimos la broma de a ver si hacía algún golito e imagina, hice dos. Ojalá ahora vengan muchos más".

Pero más allá del doblete de Valery, el Girona está encontrando un gran trampolín en la Copa. Acumula cuatro jornadas sin ganar en Liga y espera que estas alegrías les ayuden a reconducir el rumbo y les den impulso en la lucha por el playoff: "Ganar te da mucha confianza y más de la manera que jugamos, tanto en posesión como en llegada. Hubo determinación, ganas y hambre. El equipo trabaja bien, la dinámica es buena y la gente está comprometida. Hay una buena cohesión de grupo. Ahora os toca pensar en la Liga y ojalá vengan buenos momentos. El vestuario tiene ganas de seguir creciendo y sumando. A por todas", finalizó Valery.