ATLÉTICO DE MADRID

Dembélé se ve al 100%

El 22 de diciembre se fracturó el brazo, pero el jugador cree que podrá empezar a entrenar con normalidad desde el primer día. Confía en estar convocado ante el Eibar.

El tiempo va en contra de Dembélé. El delantero tiene hasta junio para convencer a los dirigentes rojiblancos y que hagan efectiva la cláusula de 33'5 millones de euros. El 22 de diciembre se fracturó el brazo en un entrenamiento con el Lyon y desde entonces ha sido baja. El propio jugador se encuentra recuperado y quiere empezar cuanto antes junto al resto de sus compañeros. Sólo una recomendación de los doctores por precaución puede frenar su deseo de comenzar ya mismo. La idea del francés es entrar en la lista de convocados ante el Eibar el 21 de enero, puesto que tiene muchas ganas de reivindicarse tras un mal inicio de temporada con sólo un gol en 670 minutos. 

Cosas del destino, el tren del Atlético le llega en su peor momento de cara a puerta en el Lyon. Sin embargo, sus anteriores números avalan que tiene gol: marcó 24 tantos la temporada pasada y 23 en la anterior. Mientras que en Escocia registró 51 goles en 94 partidos, en Inglaterra: 19 tantos en 64 encuentros. Un bagaje esperanzador para la parroquia rojiblanca tras el inesperado adiós de Diego Costa.

No es ningún secreto que Suárez necesita tener un relevo en encuentros, a priori, de menor importancia para poder descansar. Aunque tampoco se descarta que el francés se haga con un puesto de titular, puesto que es compatible con el uruguayo. Otro clubes europeos también se fijaron en él. De hecho, en este último mercado estival estuvo cerca de firmar por el Chelsea, aunque su valor se fue diluyendo. Transfermarkt lo tasa ahora en 30 millones de euros, pero hace un año estaba en un valor de 50.

Confianza plena en Simeone

Tanto el Atleti como el propio Dembélé esperan que Simeone pueda recuperar su mejor versión. Las tres partes están condenadas a entenderse. El jugador quiere seguir como rojiblanco. El club se ahorraría el problema del '9' en verano. Mientras que Simeone ganaría más gol en una temporada clave donde aspiran a todo en Liga y Champions con grandes sensaciones.

Además, esta era una operación necesaria que cuadraba perfectamente en lo que el club buscaba nada más enterarse de que Costa se iba. La única excepción por la que iban a pagar un traspaso era Milik, aunque finalmente el Nápoles le cerró la puerta.