INGLATERRA

Holding, el poli malo de Arteta que aún viaja en metro

El central del Arsenal se ha convertido en una pieza básica en la recuperación del equipo, pese a que a principio de temporada estuvo a punto de salir.

Holding, el poli malo de Arteta que aún viaja en metro

El Arsenal tenía ocho defensas centrales antes de empezar esta temporada. En esa lista se incluían tres fichajes: Pablo Marí, Gabriel Magalhaes y William Saliba. Apenas unos días antes de comenzar el curso, Rob Holding tenía todo pactado para irse cedido al Newcastle durante todo el año. Sin embargo, recién comenzado el 2021, Holding es titular indiscutible y acaba de ampliar su contrato con los 'gunners' hasta 2024, un ejemplo más de lo rápido que puede cambiar el fútbol.

Holding se ha convertido en un seguro para Mikel Arteta. El central inglés ha sido titular en 10 de los últimos 11 partidos y tiene su puesto más asegurado que en ningún momento de los casi cinco años que lleva como futbolista del Arsenal, después de que Wenger lo fichase del Bolton por sólo 2 millones. De hecho, el técnico alsaciano dijo en su día: "Lo siento, pero Holding no costó 55 millones", en una defensa de su jugador. Una rotura en el ligamento cruzado anterior en 2018 puso en el limbo su futuro en el club, pero se ha recuperado.

Su perfil como central se complementa a la perfección con Pablo Marí, con quien ha compartido alineación recientemente. En su día, Mertesacker describió a Holding como "el poli malo" de los dos y ahora se está repitiendo la historia. En una entrevista en The Telegraph, Holding lo explica: "Soy un poco más desagradable que Pablo. Él es la persona más positiva del planeta, lo ves y directamente te hace feliz", asegura.

La vida de Holding en Londres es muy diferente a la de Stalybridge, su ciudad natal, cerca de Manchester. "Si quiero ir a la ciudad, me subo al metro”, dice. “No pienso en comprar un coche privado para que no me molesten. Si alguien me reconoce y quiere charlar, charlaré. La novedad de eso no desaparece. En Manchester todo el mundo es un poco más agradable, así que todo el mundo habla, pero en Londres es un poco más tranquilo".