CET

RACING - REAL UNIÓN

El Racing se mide al Real Unión y a sus propias urgencias

Aritz Solabarrieta, que prepara una nueva revolución para intentar revertir la situación, sabe que su continuidad en el banquillo depende de ganar hoy

El Racing se mide al Real Unión y a sus propias urgencias
Nacho Cubero DIARIO AS

El Real Unión es un buen equipo de Segunda B. Serio. Rocoso. Tal vez no muy brillante, salvo que Capelete y Madrazo, sus extremos, tengan el día, pero de los que no te regalan nada. Siendo todo esto así, el rival no es principal problema del Racing. La clave del descenso a los infiernos que está protagonizando el equipo de, ahora, Aritz Solabarrieta hay que buscarlo en el interior del vestuario local. En las cabezas de sus futbolistas y técnicos para ser más precisos. Sencillamente, no creen. Y da igual que se juegue en el diminuto césped artificial de Gobela que en el tapiz de El Sardinero o Zubieta. Ni frío, ni barro, ni patadas, ni actuaciones arbitrales..., nada de eso ha habido y, la verdad, nadie ha salido de ese vestuario argumentándolo. Ganar no ganan, pero no buscan disculpas. Probablemente, con todas las vueltas que le está dando el entrenador al once y al sistema, lo que más necesita este grupo es adelantarse en el marcador y, a partir de ahí, recibir cariño de la grada.

Solabarrieta, que solo lleva dos semanas a bordo, sabe que si pierde con el Real Unión tiene casi todas las papeletas para ser despedido. Y si empata no estará tampoco muy seguro en el cargo. Así que el de Ondarroa ha decidido que si tiene que caer, que sea con las botas puestas. Nada de cinco defensas, los más talentosos todos en el once, Soko de inicio y arriba el que más se mueve. Visto lo visto hasta ahora en los puntas, el protagonismo en ataque lo quiere más en los creadores que en el punta: Martín Solar, Pablo Torre y Álvaro Cejudo. 

Hasta ahora el Racing ha jugado 5-3-2, 4-4-2 y 4-3-3. Hay muchas posibilidades de que ante el Real Unión, por lo que ha entrenado ayer a puerta cerrada, esté mucho más cerca el equipo de perfilarse con un 4-2-3-1, pero en su vertiente más ofensiva, con Bustos de lateral izquierdo y Martín Solar (que se lo ganó con su personalidad frente al Amorebieta) es seguro como pivote. A su lado, previsiblemente, estará Íñigo, aunque sin descartar del todo a Nana. De tres centrales y dos pivotes defensivos el domingo, a jugar con dos atrás y una pareja de centrocampistas mucho más ofensiva. Si algo está garantizado con Solar en el campo es que, a diferencia de los últimos partidos, cuando los defensas o el portero levanten la cabeza, siempre habrá por lo menos uno pidiéndola. Él.

La línea de trescuartistas también va a ser novedosa. Patrick Soko, prácticamente inédito desde que llegó, se alineará junto a Pablo Torre y Álvaro Cejudo. Desde el punto de vista del talento, no hay más con lo que tirar en ese vestuario. Puede que no sea el equipo más físico, ni el mejor en el juego aéreo, pero teniendo en cuenta los resultados y que se han encajado dos goles a balón parado en los dos últimos partidos, tampoco parece que se vaya a perder tanto. Otra cosa será si hay recambios en el banquillo para mantener ese perfil de equipo (porque hay varios que no tienen 90' en el depósito), pero el míster debe pensar que ese puente ya lo cruzará cuando llegue al río.

El Real Unión, cuya referencia en el centro del campo es Jagoba Beobide, que pasó una temporada marcada por las lesiones en Santander, llega a El Sardinero después de empatar con mucho oficio, y sin sufrir excesivamente, ante el líder en Lezama. Los tres puntos en juego, los últimos de esta primera vuelta en el grupo dejarían a Real Unión, de ganar, empatado en puestos de playoff con el Sanse y de conseguirlos el equipo local, los de Solabarrieta seguirían siendo los de Solabarrieta y quedarían a solo dos puntos del playoff y con toda una vuelta por jugar. Llovería menos..., si ganan, claro.

Ficha previa

RACING: Iván Crespo; Ceballos, Mantilla, Figueras, Bustos; Íñigo, Martín Solar; Soko, Pablo Torre, Cejudo; y Balboa. Suplentes: Lucas Díaz (ps), Óscar Gil, Matic, Villapalos, Nana, Benktib, Camus, Cedric, Jon Ander, Siverio, Andrade y Maynau.

REAL UNIÓN: Irazusta; Elósegui, Iván Pérez, Ekhi Senar, Kijera; Beobide, Elizondo; Capelete, Sergio Llanos, Madrazo; y Galán. Suplentes: Iza (ps), Azkoiti, Lucbert, Lazkano, Quique Rivero, Fran Ribera, Temenuzhkov, Viguera y Miguruza.

ÁRBITRO: Ferrol Muñiz, del comité gallego.

ESTADIO: El Sardinero. El Gobierno de Cantabria ha autorizado un máximo de 4.444 espectadores, 20% del aforo del recinto.