SEGUNDA B

Juanito y Pablo Alfaro, dos rivales históricos con el mismo objetivo en el Córdoba

El que fuera capitán del Betis fichó hace varias jornadas, desde su cargo de director deportivo, al excapitán sevillista como entrenador, olvidando su pasado.

0
Juanito Pablo Alfaro Córdoba CF Real Betis Sevilla Segunda B

Betis y Sevilla, Sevilla y Betis, una rivalidad histórica que levanta pasiones en la ciudad andaluza, que traspasa el fútbol y que es considerado como uno de los derbis más importantes del planeta. Al pensar en ambos equipos, en lo que representan, es inevitable que se te pasen por la cabeza dos de sus antiguos capitanes, Juanito (Real Betis) y Pablo Alfaro (Sevilla FC).

El destino, el fútbol, o lo que sea, ha hecho que sus caminos, en principio muy alejados, se hayan unido en un proyecto común, el Córdoba CF. Juanito, tras alguna etapa como entrenador, firmó hace un año prácticamente como director deportivo del equipo blanquiverde junto a otro exbético, Miguel Valenzuela, para tomar las riendas de la parcela deportiva. Curiosamente, en el club cordobés también está Víctor Salas, que coincidió con Alfaro en el Sevilla.

Estos dos primeros fueron los que, tras prescindir de otro técnico con pasado en el Betis como Juan Sabas, apostaron por Pablo Alfaro, cada vez más consolidado como entrenador en Segunda B, para ocupar el banquillo del cuadro cordobesista y buscar el ascenso a Segunda División. “Con la dirección general de Rafael Valenzuela y Juanito, que también nos conocemos de hace años, gente que trabaja en el club y todo eso pesa mucho. Lo que significa formar parte de una entidad histórica como el Córdoba CF", explicaba Alfaro en su presentación sobre los aspectos que ayudaron para decidirse.

Las diferencias dentro del campo, totalmente olvidadas

"En los córner nos dábamos un poquito los dos, subiendo los brazos, pero era normal", comentaron hace seis años en un acto organizado por la Liga con motivo de uno de los derbis sevillanos de la temporada. Sin embargo, como dice el tópico, lo que pasa en el campo se queda en el campo.

“Al final somos enemigos íntimos, que se suele decir, pero en este caso compartimos el proyecto del Córdoba y los que hemos sido profesionales dejamos más al margen eso, no le damos importancia”, contaba Juanito en una entrevista al medio cordobés Cordópolis. Aunque evidentemente, las bromas existen: “Es verdad que algún amigo que otro te dice: hostia, ¿cómo has podido…? A Pablo le dicen lo mismo: no te fíes de esos dos, que son del Betis. Es un poco así. Pero buscamos la profesionalidad y aquí es lo mejor para el Córdoba”.

En la misma entrevista, la leyenda del Betis comentaba que no influyó nada el pasado de Alfaro en la elección: “Yo siempre lo digo, ahora que hemos firmado a Pablo Alfaro: es que no miramos de dónde viene o cuál ha sido su pasado como futbolista. Evidentemente todos lo sabemos, igual que la gente sabe cuál es el mío. Pero al final nosotros en el fichaje de Pablo Alfaro lo que hemos buscado es lo mejor para el equipo”.

Alfaro nunca perdió contra Juanito en un derbi estando en el campo

Los enfrentamientos entre ambos capitanes son historia viva de esa rivalidad en la primera década de siglo XXI. De hecho, el primer duelo entre ambos fue en la campaña 2001/2002, con empate a cero en la ida en el Sánchez Pizjuán e idéntico resultado a la vuelta. Serían los primeros empates de una sucesión convertida casi en tónica habitual.

En la 2002/2003 empataron 1-1 en su único enfrentamiento y en la 2003/2004 empataron 2-2 en Nervión y 1-1 en Heliópolis. Hasta la 2005/2006 no volvieron a verse las caras, tras la pérdida de protagonismo de Alfaro, que de hecho entró en el minuto 88 en la victoria sevillista por 1-0. Fuera del derbi, Alfaro se enfrentó a Juanito vistiendo este último la camiseta del Recreativo de Huelva, y también empataron. Y en el caso contrario, con Alfaro en el Racing de Santander, Juanito ganó 1-0 en el Manuel Ruiz de Lopera y 0-2 en El Sardinero.

Pablo Alfaro puede presumir de no haber perdido ningún derbi sevillano ante el Betis estando sobre el césped. Eso sí, en la 2004/2005, con Juanito en el verde y él en el banquillo por decisión técnica de Caparrós, los béticos se impusieron en el Villamarín por 1-0 con gol de Oliveira.

Tras colgar las botas, misma idea de juego: protagonismo y ambición

Los estereotipos, o el hecho de que Pablo Alfaro sea el segundo jugador con más expulsiones de la historia del fútbol español, tienden a confundir sobre lo que el actual técnico del Córdoba CF quiere para su equipo. Sus 18 expulsiones, solo superado por Sergio Ramos, empatando con Xavi Aguado y superando a Fernando Hierro o Patxi Salinas, y sus 117 cartulinas amarillas no ayudan.

No obstante, tanto Juanito como Alfaro, centrales en su etapa como jugadores, apuestan en esta segunda vida dentro del fútbol por todo lo contrario. “Debemos querer y proponer, trasladar la imagen del club al campo. Tener ambición, un club que genere ilusión y todo eso que tiene, se plasme”, explicaba el técnico en su puesta de largo, y añadía: “Debemos ser un equipo con la humildad suficiente, que no la podemos perder nunca, pero con ese compromiso con nosotros mismos y con la entidad y después, ambición. Debemos ser ambiciosos y la ambición se demuestra yendo a ganar los domingos".

Esa visión de fútbol fue la que atrajo a Juanito y Valenzuela, como confirmó el gaditano en la mencionada entrevista: “Pensábamos que en nuestra metodología de trabajo, porque ya le conocíamos, que le habíamos entrevistado, lo único que teníamos que hacer era encajarlo aquí. Lo más difícil fue quizá negociar su incorporación. Pero que claro lo teníamos Miguel Valenzuela y yo, eso lo sabe todo el mundo”. Así fue como se gestó la llegada del excapitán sevillista al equipo dirigido por la cúpula exbética. Una rivalidad convertida en amistad por el color blanquiverde.