El Derbi

Atlético de Madrid - Real Madrid

REAL MADRID - ATLÉTICO

Al derbi, como motos

Madrid y Atlético respiran hondo tras su pase a octavos de la Champions. En Liga los rojiblancos no han perdido. El Madrid, obligado ganar.

La alegría va por barrios, y más cuando de la rivalidad de los derbis se habla, sea de la ciudad que sea. Pero en el de mañana (21:00 horas Movistar LaLiga), los dos equipos, Madrid y Atlético, llegan instalados cómodamente en el estado de la felicidad. La Champions League tiene la culpa de ello. Más allá de la situación en el campeonato doméstico, Madrid y Atlético se presentaron en la última jornada de la fase de grupos de la competición europea sin tener el pase a octavos resuelto. Un punto necesitaba el Atlético el Salzburgo, la victoria el Madrid ante el Gladbach… No haber conseguido ese objetivo habría supuesto un mazazo deportivo pero más aún económico, difícil de llevar en los tiempos de crisis que corren (los ingresos del Madrid, por ejemplo, han caído un 25% en dos años hasta los 600 millones). Como muestra, un botón: por estar en octavos de la Champions se cobran 9,5 millones, por estar en cuartos 10.5, por las semifinales 12, ser campeón reporta 19 y subcampeón 15… La tensión del momento era máxima, pero ahora los dos, Madrid y Atlético, respiran hondo. La Europa League queda lejos.

Las apreturas del campeonato liguero son de otro tipo porque aunque las diferencias en la clasificación comienzan a ser generosas hay más tiempo de corregir errores. Una victoria del Atlético dejaría al Madrid casi descartado en la lucha por el título. Ahora le saca seis puntos y con un partidos menos disputado. Una victoria del Madrid dejaría todo, otra vez, muy abierto. La inercia de uno y otro en LaLiga es diferente. El Madrid hizo un partido serio en el Pizjuán que le dio una victoria en lo que se bautizó como la primera final de la secuencia de tres (Sevilla-Gladbach-Atlético), pero antes de eso sólo había podido ganar uno de nueve puntos.

Ya es una evidencia que son los equipos que se juntan atrás, como sucedió ante el Cádiz o el Alavés, los que ponen en apuros a los hombres de Zidane. En cambio, en los que tiene menos posesión, como ante el Sevilla (el que menos de la temporada con un 36%) sale victorioso. También sucedió ante el Barça (46%). Simeone lo tendrá en cuenta a la hora de plantear el partido, eso es evidente.

El Atlético.

Por su parte, el Atlético llega al derbi pletórico. Afronta el partido sabiendo que es una final... pero para el conjunto madridista. Una situación muy diferente a otras temporadas. No obstante, nadie en el Atlético quiere hacerse cábalas. Todo lo que sea sumar le vale a los rojiblancos, confiados en la fortaleza de su bloque. Ha encajado dos goles en diez partidos y por ahí tiene que empezar a ganar el derbi. Si Oblak no recibe goles el Atlético tiene muchas opciones de ganar, ya que adelante aparecen los Carrasco, João Félix, Luis Suárez, Correa... e incluso Lemar, enganchado de nuevo para la causa. Los números en el campeonato hasta la fecha lo dicen todo: es el principal candidato a ganar el título, con ocho victorias y dos empates en diez partidos. Los números del equipo de Zidane hacen evidente que algo en su manera de jugar no funciona: seis victorias, dos empates y tres derrotas en once encuentros… Y ni siquiera es una garantía que juegue en casa. En Valdebebas ha perdido tantos partidos (dos) como ha ganado en esta atípica temporada.

Un empate también dejaría al Madrid vivo en su lucha por el título. No pierde el equipo blanco con el Atlético en ninguna competición desde agosto del año 2018, cuando cayó en la Supercopa de Europa (2-4). Desde entonces, dos victorias y tres empates. Pero este derbi se escribe con letras diferentes. Después del partido el título puede estar más claro para el Atleti o aún en juego para el Madrid...