VALENCIA

Maxi Gómez tiene mañana un doble reto ante el Athletic

El uruguayo llega con una sequía de goles y no remata a puerta desde el 3 de octubre. Los rojiblancos, únicos de laLiga que se le resisten junto a Huesca y Osasuna.

Maxi Gómez tiene mañana un doble reto ante el Athletic
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

Eibar-Valencia, 0-0, partido sin apenas disparos entre los tres palos, los che necesitan la victoria como el comer, le cae un balón dentro del área pequeña a Maxi Gómez...Y el uruguayo opta por cederla de manera defectuosa a un compañero quedando el ataque en nada.

La secuencia probablemente se la imaginó Maxi en su cabeza mil veces después del partido, pues fue extraño ver a un 'killer' como él ceder un esférico estando en el área pequeña y más con las pocas ocasiones de las que ha disfrutado últimamente.

Y es que el charrúa atraviesa una de esas crisis de delantero de las que solo un gol puede sacarle. Ya no es que después de un fenomenal arranque, con tres goles en las primeras cuatro jornadas, no haya vuelto a marcar, es que desde el duelo ante el Betis el 3 de octubre no ha gozado de ni un solo remate entre los tres palos. Ni Asenjo, ni David Soria, ni Courtois, ni Oblak ni Dimitrovic tuvieron que intervenir para evitar un gol del punta, siendo Joel el último que le atajó un disparo.

La próxima portería que podrá probar será la del Athletic Club, la cual no es que se le haya dado especialmente bien. Hasta la fecha, la meta bilbaína es, junto a la del Osasuna y el Huesca, la única de toda la primera división que no ha podido perforar (quitando Elche y Cádiz a los que nunca se ha enfrentado). El problema es que para poder meter goles hay que gozar de oportunidades para ello, algo que no está sucediendo con el charrúa.

Ciertamente desde la derrota en Elche el conjunto che hizo 'click' y su estilo de juego pasó a ser mucho más compacto lo que obliga a los delanteros a permanecer más lejos de la portería. En Eibar ese estilo adquirió su máximo esplendor obligando a los delanteros a bajar casi hasta el centro del campo para recibir y en el caso de Maxi para prolongar balones largos e incluso para jugar escorado a la banda, lo que le dejó sin apenas protagonismo cara a puerta salvo en la ocasión ya mencionada.

EL MAPA DE CALOR DE MAXI GÓMEZ ANTE EL EIBAR.Maxi Gómez apenas pisó el área rival y la disposición táctica estaba planteada para que él prolongara los balones desde el centro del campo o escorado a banda.

Lo preocupante de la crisis que atraviesa Maxi no es que se le resista la red de la portería rival, es que no dispone de ocasiones para probar a los cancerberos. Ciertamente cuando ha dispuesto de ellas se ha mostrado efectivo, sus tres goles en nueve remates no dejan lugar a las dudas. Sin embargo, en el proceso que dura su crisis sus dos compañeros de ataque sí que han dispuesto de momentos clave: Vallejo marcó en Vitoria y Gameiro todavía tiene en la retina los dos mano a mano que se le escaparon en el País Vasco.

En cualquier caso, según pudo saber AS, la preocupación del cuerpo técnico con esta sequía de Maxi trasciende al aspecto individual y se centra en el hecho de que los che apenas generen ocasiones de peligro, algo que sí preocupa al técnico y en lo que ha estado trabajando esta semana, consciente de la ausencia de ocasiones de su equipo en las últimas jornadas.

Con todo, lo bueno del fútbol es que siempre da otra oportunidad y Maxi la tendrá mañana. El charrúa cuenta con la total confianza de Javi Gracia, que le considera clave pese a la escasez goleadora ya que opina que está aportando mucho en casi todas las facetas del juego, y por ello todo indica que partirá de inicio. Su objetivo está claro: romper la sequía goleadora y añadir una víctima más a su lista de equipos de LaLiga, de la que ya solo se escaparían dos clubes.