ALMERÍA

José Corpas: "Ojalá pueda jugar en Primera con el Almería"

Corpas, que llegó al club rojiblanco con la antigua propiedad procedente de Segunda B, es el pichichi por delante de fichajes millonarios. "Otros presidente deben fijarse en Turki", asevera.

José Corpas: "Ojalá pueda jugar en Primera con el Almería"
Carlos Barba Diario AS

Por su físico tiene aspecto de recién llegado, pero una charla con él confirma la sensación que da José Corpas (1991, Baños de la Encina, Jaén) dentro del terreno de juego: cabeza amueblada y nada de estridencias. En un Almería que invirtió 21 kilos sólo en la última ventana, el pichichi es un jiennense adquirido por Alfonso García por 400.000 euros procedente del pozo de la Segunda B. Sus siete tantos (los mismos que hizo entre los dos cursos anteriores) han ayudado al resurgir del cuadro almeriense y ha situado al extremo a sólo uno de su mejor registro, ocho hace tres temporadas con el Marbella. El máximo goleador en la historia del Linares Deportivo le da mucha importancia a su entorno, quien ha favorecido que tenga los pies en el suelo. Empezó la liga sin entrar en los planes de José Gomes y ahora hasta ha tapado las críticas que decían que el '17' no tenía gol. A pocos metros de la playa, este enamorado del mar atiende a AS.

- Ironías del destino, del proyecto de Alfonso García, caracterizado por la austeridad, ha salido un jugador, procedente de Segunda B y titular por delante del brillo de los fichajes de Turki.

Es mi tercera temporada, vine con la antigua propiedad. Venía de Segunda División B y me dieron la oportunidad de debutar en el fútbol profesional. La Unión Deportiva Almería era un club al que le tenía mucho aprecio porque le seguía mucho. Llegó la nueva propiedad y decidió que tenía que seguir contando para el club, renové y la verdad es que estoy muy contento y agradecido. Estoy con muchas ganas de cumplir el objetivo que nos marcamos.

- Llegó a jugar, con Martos en el banquillo, en el Mediterráneo, pero como visitante en noviembre de 2015.

Sí, con el Linares [2-3]. Jugué contra el filial y ya conocía al Almería. Tenía amigos que estaban en el Almería y me hablaron fantásticamente. Lo seguía por la televisión porque era un club de mi agrado. Ha estado en Primera y no hay que decir mucho. Todos conocemos su historia y simpatizaba mucho. Cuando firmé aquí para mí fue una grandísima noticia porque me gustaba mucho el Almería.

- ¿Qué es ser capitán?

Representar a un escudo, a un equipo grande, que tiene como señas de identidad el trabajo, la ilusión y la ambición. Me represento yo también en eso.

- Leí tras perder ante el Mallorca que esta plantilla se hubiese paseado la pasada temporada y que el anterior equipo hubiese estado más abajo en esta liga.

Todas las ligas tienen lo suyo. El año pasado también había tres equipos que descendieron de Primera División, al igual que este año. Sí que es cierto que tanto Espanyol como Mallorca y Leganés han mantenido la misma base y son equipos prácticamente de Primera División. Pero aquí cualquier equipo gana a cualquiera, no te puedes relajar obviamente. Esta Segunda División es muy competida.

- ¿Cómo fue el verano?, ¿se vio fuera en algún momento?

Yo tenía claro que quería estar aquí. Es cierto que tuve ofertas de Primera División y otras de Segunda, pero siempre quise estar aquí y cumplir el objetivo.

- ¿Por qué Almería?

Al final no se terminaron de concretar, después de la pandemia se paralizó todo. Las cosas fueron más difíciles y no se concretaron nada. Yo estaba contento aquí en Almería y *cuando me propusieron la oportunidad de renovar no dudé*. Soy agradecido, me dieron la oportunidad de debutar en el fútbol profesional y eso también es de mirar.

- ¿Es Corpas un bicho raro en un fútbol con tantas estridencias?

No, no, no soy el único, hay gente para todo, sino en la vida misma. Tengo también compañeros que no tienen lujos. Me siento normal desde donde vengo, tengo los pies en el suelo, he pasado prácticamente por todas las categorías, la única que me falta es Primera División y ojalá que pueda hacerlo con el Almería.

- ¿Se saborea más el profesionalismo llegando así y no con 18 años?

Donde he estado siempre he querido estar. Estaba en el Linares, era juvenil, el Club Deportivo Linares por aquel entonces desapareció [2009], contaron conmigo para un club que ahora está en Segunda División B, pero que nació desde abajo [el Linares Deportivo]. Ahí viví muchos momentos buenos, también muchos malos, más a nivel personal, sentimental, que futbolísticos, y después el director deportivo del Marbella me llevó para allá [verano de 2017]. Hicimos un año bastante bueno y nos metimos en playoff de ascenso a Segunda División y finalmente acabé aquí. Refuerza un poco más el trabajo, la ilusión y la ambición de querer llegar antes que cualquier otra cosa.

- Con todos los entrenadores ha sido titular en el Almería. Sin embargo, esta temporada hasta la séptima jornada no fue titular. ¿Qué pasó?

Cada entrenador decide qué ideas tiene, qué quiere aportar y es cierto que *este año al inicio no estaba contando tanto, pero a mí eso me hizo si cabe trabajar más aún*, no bajar nunca los brazos y al final el míster contó conmigo, me puso desde el inicio y estoy contento por ello.

- ¿Cómo ha hecho frente a tantas críticas?

*No me afectan*. Sé lo que tengo que hacer, sé la exigencia que tengo que tener y la de este club tan grande, con las pretensiones que cambiaron con la nueva propiedad y sé la necesidad de subir a Primera División. Las críticas me dan igual. Ni cuando estoy bien y marco tres goles los elogios me van a subir a las nubes, ni las críticas me van a destrozar. Entiendo que es parte del fútbol, la gente tiene la posibilidad de mostrar su opinión y hay que convivir con ello. No leo ni miro mucho ni cuando estoy arriba ni abajo, suelo pasar un poco y centrarme en el trabajo, que es lo que va a dar frutos.

- Esa es otra de sus características. Nunca se mete en charcos y la afición lo valora.

Lo noto, siempre he tenido el apoyo de la afición. Desde el primer día que llegué he sentido ese cariño, que la gente quiera que esté es lo más reconfortante. En el mundo del fútbol todos pasamos momentos buenos y momentos malos, entiendo que como la vida misma. Cuando las cosas van bien, trabajo; y cuando las cosas van mal, trabajo aún más.

- ¿Cómo se trabaja que en el fútbol un día parece que se esté en lo más bajo y al día siguiente, en lo más alto?

Las categorías están por algo y a medida que se va subiendo va cambiando todo, los organigramas, la organización... Pero al final sea la división que sea el fútbol es once contra once y se trata de lo mismo. Cuando se está en un equipo más poderoso tienes más facilidades para que en ese sentido tú estés mejor, pero la mentalidad tiene que ser la misma estés donde estés: focalizada en el trabajo.

- ¿Se refiere a psicólogos, antes un tabú, y ahora con otra visión?

La figura del psicólogo, pero no sólo la del deportivo, sino en general, es supernecesaria. Todas las personas atraviesan rachas buenas y, sobre todo, rachas malas. Lo mismo que cuando tienes una lesión muscular acudes a un fisio para tratarte, cuando emocionalmente no estás al cien por cien o necesitas esa ayuda, no hay que tener ningún pudor en acudir a ellos.

- ¿Es tan injusto este deporte? Me explico: ante el Fuenlabrada se liberó con su triplete. ¿De no haberlo marcado estaría de dulce igualmente?

Siempre hacer gol te da ese estado anímico y ayuda obviamente, pero si yo hubiese metido esos tres goles contra el Fuenlabrada y el equipo hubiese perdido, a mí no me sirve. Estoy contento por los goles que estoy haciendo, pero sobre todo por la dinámica que lleva el equipo, da igual que sea yo u otro compañero.

- Precisamente el triunfo ante el Fuenlabrada supuso un punto de inflexión en el devenir del equipo.

Veníamos trabajando bastante bien, pero el fútbol es resultadista. En el momento en el que tienes una dinámica buena se trabaja mucho mejor, el ambiente es mejor, pero sí que es cierto que veníamos de trabajar bien. Al final logramos esa victoria y, como consecuencia, esa racha tan buena, que se cortó contra el Mallorca.

- Otrora era inhabitual ver ganar al Almería fuera de casa y ahora parece hasta una obligación. ¿Exigencia o calidad de la plantilla?

*La exigencia de la plantilla la tenemos en cada entrenamiento y partido*. No digo presión porque esa palabra no me gusta. Hay otras profesiones que sí que tienen presión. Nosotros estamos donde queremos estar, haciendo lo que nos gusta y cada uno tiene su exigencia y necesidad de mejorar aquellos aspectos que necesite. *Jugar en el Almería es un privilegio* y tener, entre comillas, la exigencia de subir a Primera División es una alegría porque no es lo mismo estar luchar por no descender como otros años ha pasado.

- ¿Le viene bien a sus características el juego interior que pide Gomes a la segunda línea de ataque?

Intento adaptarme a lo que cada míster pide. Hemos tenido seis entrenadores y cada uno tiene sus matices tácticos. Busco adaptarlos rápidamente a mis características y sacar el máximo rendimiento de mí para poder contar con el máximo número de minutos.

- Ahora sí tira por dentro, asociándose y participando en ese fútbol que pide Gomes. ¿Puso ser el cambio de estilo por lo que le costó adaptarse en las primeras jornadas?

Es cierto que esos matices los estuvimos trabajando desde el inicio. Creo que cogí bien los conceptos, pero cada entrenador tiene sus preferencias. Cuando jugaba con todos los anteriores entrenadores no pedía nunca explicaciones y si con José al principio menos, tampoco iba a pedirlas. He intentado ser más profesional todavía, trabajar mucho más y adaptar lo que el míster quiere a mis características para poder estar en el once inicial.

- Hábleme de los siguientes nombres: José Gomes.

Es un entrenador con las ideas claras y eso es importante. Con él el trabajo no se negocia, es lo primordial. *Su ambición por querer ganar hace que todo el mundo esté en tensión*. Ojalá podamos conseguir el objetivo del ascenso que tiene este Almería.

- Cuenca.

Tenemos un futuro, pero sobre todo un presente de central que es buenísimo. Le digo a él que siga como está porque es un jugador de Primera División. Tiene unas cualidades espectaculares y no tengo dudas de que va a jugar acabando en Primera.

- Samu Costa.

Es un diamante en bruto. Era menos conocido, al menos para mí. No lo había visto jugar antes y ahora lo ves con esa entrega y ese ímpetu, siempre ilusión para el equipo. Hace ese trabajo que es transparente y quenos ayuda mucho al resto.

- Sadiq.

Se está adaptando rápidamente al fútbol español y a la categoría. No me refiero a Segunda porque *él tiene nivel para jugar en una división más alta*, sino al estilo de juego y a lo que el míster quiere. Tanto para Sadiq como para todos los fichajes, creo que 18, no es fácil adaptarse a tantos cambios, pero cada día nos estamos sintiendo mejor y nos va a dar muchísimas alegrías al equipo.

- ¿Echan de menos a Darwin?

*No* porque está donde merece estar. Es un jugador de Primera División, no tenía ninguna duda, al igual que he dicho de Jorge Cuenca. Tiene unas características que todo el mundo veía. Si estaba aquí el año pasado es porque tenía que estar y si ahora está en Lisboa es porque es lo merece. Le deseo todo lo mejor. Para mí los que estamos en la Unión Deportiva Almería somos los mejores que podemos estar aquí y no tenemos ni que menospreciar a ningún jugador de los que hay ni echar de menos a nadie. A todo el mundo le gusta tener un delantero así, pero si no está es porque no tiene que estar. Lo sigo mucho, está marcando mucho, ha hecho un hat-trick, ha metido en Europa... Se merece estar ahí y me alegro mucho de todas las cosas buenas que le pasen.

- ¿Alguna vez en su carrera había visto tantas rotaciones en tan poco tiempo como las de Gomes?

No, sinceramente no. Pero tampoco habíamos tenido nueve partidos en un mes prácticamente. Lo que el míster quiere es que todos estemos enchufados, metidos en la dinámica del equipo y con eso da a entender que todo el mundo es importante. Viene el Mallorca y cambia a nueve jugadores... Eso no es habitual, pero también demuestra mucho.

- A pesar de los numerosos cambios, compañeros como Olivera o Escobar están teniendo un protagonismo nulo.

Trabajan bien. La dinámica del equipo es muy buena, todo el mundo va a tener su oportunidad, me lo ha demostrado la experiencia en el fútbol. Si ahora estás contando poco o no estás contando, al final vas a tener la oportunidad porque pueden pasar mil cosas. Tienen que trabajar como lo están haciendo, de una forma fantástica en los entrenamientos. Al final las oportunidades le van a llegar, son chicos muy jóvenes. Tenemos un futuro importante dentro de la plantilla.

- ¿Qué opina de esa corriente que dice que Turki viene a ganar dinero, como si los otros presidentes estuviesen por amor al arte?

Estamos superagradecidos de que Turki esté aquí, no sólo como presidente, que la verdad es que tener una persona así es fantástico, sino también para la ciudad. Ahora ha donado 200.000 euros para la vacuna de la COVID, un millón aproximadamente cuando la pandemia y no todo el mundo hace eso. Si lo tenemos, hay que estar agradecidos. No sólo por ayudar a que el club tenga aspiraciones mayores, sino por ayudar a toda la ciudad de Almería.

- ¿Qué es lo que más les atrae de la nueva propiedad?

Los objetivos. Que estés aspirando a subir a Primera División y que tengas la exigencia o autoexigencia de estar ahí arriba es bonito.

- ¿Y lo que menos?

[Piensa] Para mí, hablando de forma personal y es mi opinión, no creo que tenga nada malo el querer estar arriba y tener la exigencia. Soy una persona que en cada entrenamiento se exige el máximo y si fallo un pase, al día siguiente ya estoy dándole vueltas a la cabeza para ver cómo lo puedo hacer mejor y no fallar ese pase. Así que para mí Turki sea el dueño del club no tiene nada negativo, sino muchos beneficios que *otros presidentes, como antes ha comentado, se deben fijar en él*.

- ¿Hasta dónde puede llegar el Almería de Turki?

A largo plazo y como meta real, ascender a Primera División. Es nuestro objetivo claro. No vamos a mirar más allá. Con pequeñas metas y teniendo el objetivo claro, que es subir, podemos conseguirlo.