LALIGA SANTANDER

El día que Maradona bailó al Real Madrid con el Sevilla

Son numerosas las actuaciones del "Pelusa" que han dejado con la boca abierta a muchos. Esta, quizás sea de las más olvidadas de la historia de Diego.

El día que Maradona bailó al Real Madrid con el Sevilla
El día que Maradona bailó al Real Madrid con el Sevilla GETTY IMAGES

Sigue en directo online el Sevilla - Real Madrid: LaLiga Santander

Ha pasado ya más de una semana desde que el “Pelusa” falleció y los homenajes no han cesado aún en algunas partes del mundo. Una de las ciudades que tuvo el placer de deleitarse con el fútbol del argentino fue Sevilla, donde Diego jugó durante la temporada 1992/1993.

Maradona llegó al club sevillista después de cumplir la primera sanción que le impuso la FIFA por dar positivo por consumo en cocaína. De la mano de Carlos Salvador Bilardo, el argentino volvió a reencontrarse con el fútbol en el Sánchez – Pizjuán, en una temporada complicada para la entidad – el Sevilla terminó en séptima posición la liga y la directiva y Maradona protagonizaron algunas polémicas-.

Sin embargo, Diego seguía siendo una estrella con la pelota en los pies y así lo demostró en su primer partido frente al Real Madrid. Su primer gran encuentro frente a los blancos con la elástica sevillista tuvo lugar en el Sánchez-Pizjuán. Este día, el destino no quiso que el 10 anotará, pero su brillante actuación lo consagró como la estrella que era. El Sevilla se adelantó en un ajustado partido durante la primera mitad por medio de un gol de Davor Suker. Finalmente, el marcador no se movería hasta los últimos instantes del partido, cuando en el minuto 89, Marcos anotó el 2 a 0 definitivo. Por su parte, Maradona no tuvo el día muy acertado de cara a portería, pero dejó constancia de la exquisitez de su juego mediante regates, cambios de ritmo y esa sensación de peligro que despertaba cada vez que recibía el balón.

El delantero croata, Suker, explicó como vivieron los sevillistas el fenómeno Maradona: “había 2.000 ó 3.000 aficionados en los entrenamientos. Todos los aficionados en el campo, Maradona aparecía con el Ferrari y todo el mundo iba al aparcamiento para ver a Maradona. Todos querían foto, autógrafo y hablar con Diego”. A pesar de marcharse con un sabor agridulce de Sevilla, Diego será siempre honrado en el Sánchez Pizjuán.