LEGANÉS

Cuéllar se sacude las críticas con su versión más redentora

El extremeño salvó al Leganés ante el Rayo Vallecano. Salvó dos goles que parecían cantados y despejó el runrún que le rodeaba en los últimos partidos. Martí lo defiende con vehemencia.

Cuéllar se sacude las críticas con su versión más redentora
Angel Martinez Getty Images

Iván, el Pichu, Cuéllar se enfrentó el miércoles al Rayo Vallecano con el runrún rondando su figura. El portero del Leganés fue veladamente señalado por el entorno blanquiazul en la derrota contra la Ponferradina y sus últimas actuaciones, especialmente en las salidas, dejaron dudas que él mismo se ocupó de enterrar y silenciar con el mejor partido de la temporada. Frente a la Franja, Pichu fue el Muro.

Salvadoras intervenciones que tuvieron su apoteosis en dos acciones concretas. Una, cuando el crono marcaba el 44’ y en un intento de despeje de Rubén Pérez, Pozo se quedó sólo ante su efigie. El chaval remató con categoría, pero Pichu hizo el Cristo y el balón rebotó en su cuerpo lo suficiente como para ver como la bola se iba un palmo lejos del palo derecho. Ya en la segunda mitad un córner contra el Lega terminó en remate de Martí ajustado, abajo. Era gol de no ser porque la mano derecha del portero extremeño, de nuevo, evitó un tanto que parecía obvio.

Fueron sus dos intervenciones más sonadas, pero no las únicas. Con cuatro paradas, Cuéllar tuvo mucho trabajo, pero aún así logró sumar su octavo partido consecutivo sin que el rival le marcara ni un solo tanto. “Todo el equipo ha hecho un buen trabajo en todas las líneas y yo me favorezco de eso”, afirmó el guardameta después del partido en los medios del club.

Martí lo defiende

“Es que Pichu es determinante y lo que hace en el vestuario, dentro del grupo. Es un referente”, lo defendió luego Martí en sala de prensa. “Tenemos una gran tranquilidad. Cuando juegue cualquier portero la tendremos. Hoy ha sido claro y determinante. Eso es Pichu para el Leganés. Hay mucho detrás”, insistió el técnico.

Jornada redentora que le devuelve a la mejor versión conocida en la Avenida de lo Once Leones, ésa que en Primera, en la campaña 18-19, lo llevó a ser una de las piezas clave por la salvación. Renovó y desde entonces, entre infortunios y falta de continuidad (la temporada pasada no gozó de la regularidad de antaño) no se ha podido reencontrar con aquel Cuéllar que, ahora, sin embargo, reaparece en el momento justo con las intervenciones justar.