INTERNACIONAL

Robben no sale del infierno

La lacra de la carrera del holandés han sido las lesiones, que le siguen en su vuelta al fútbol en el Groningen. El ex del Madrid no asegura volver en 2021.

La carrera futbolística de Robben ha ido siempre ligada a las lesiones. Apodado como el jugador de cristal, el holandés ha visto cómo los problemas físicos lastraban constantemente su gran nivel futbolístico. Tanto es así que el año pasado anunció su retirada del fútbol, pero Arjen decidió volver y lo hizo en el equipo de su vida, el Groningen.

Decidido a volver a disfrutar del balón, la vida sigue igual para el ex del Real Madrid. En el primer partido que disputó tras su vuelta al fútbol, Robben se tuvo que retirar lesionado cuando solo se habían disputado 29 minutos de partido. Tras este amargo debut, Arjen solo ha podido disputar 14 minutos más. Lo hizo en la cuarta jornada ante el Utrech, pero las sensaciones no fueron buenas. De hecho, tras ese encuentro, Robben decidió darse un tiempo de recuperación para que las molestias desaparecieran totalmente.

En un principio, la decisión del crack holandés era parar hasta diciembre, según le recomendaron cuerpo técnico y médicos del Groningen. Pues bien, llegados a esta fecha, la vuelta de Robben no está nada clara. De hecho, en lo que queda de 2020 no volverá a pisar un campo de fútbol y el futbolista no asegura que pueda volver en 2021.

En declaraciones facilitadas por su club, el ex del Madrid asegura que "las cosas no van como me gustarían. Hemos trabajado duro en los últimos meses, pero lamentablemente sin el resultado deseado. Aprovecharé el tiempo que viene para recuperarme y realmente me gustaría estar en el campo con el equipo y jugar partidos en el nuevo año. Aunque todavía no puedo decir todavía si esto funcionará. Eso se verá en el próximo período".

A sus 36 años, Robben esperaba que el fútbol le diera una nueva oportunidad de disfrutar sin dolor, pero las lesiones no le perdonan. Habrá que esperar para ver si volvemos a ver la zurda del holandés derrochando calidad por los campos de fútbol, pero lo que queda claro es una cosa: Robben no sale de su infierno.