BARCELONA

La semana de Braithwaite

El danés suma cuatro goles en los tres últimos partidos, en los que se ha reivindicado como un 'nueve' eficaz. Promedia un tanto cada 70 minutos.

Martin Braithwaite.
RODOLFO MOLINA

Eclipsado por estrellas como Leo Messi, Antoine Griezmann, Ousmane Dembélé o Philippe Coutinho y por nuevos valores, de Ansu Fati a Pedri pasando por Trincao, los números de Martin Braithwaite bien podrían situarse en ese pedestal. El danés marcó en el Puskas Stadium su cuarto tanto de la temporada en los escasos 278 minutos que ha jugado, por lo que su media de goles es la más alta (70): un nueve de urgencia en un Barça que carece de un jugador específico en esa demarcación.

En Budapest, el danés jugó en la punta con Griezmann como mediapunta y Trincao y Dembélé en los costados. Sus desmarques los aprovechó el ex del Atlético, que anotó así el 0-1 que allanó la victoria. De la conexión Dembélé-Alba salió el 0-2, calcado al tanto inicial, aunque en esta ocasión el danés sí fue el rematador con un preciso toque con la derecha. Minutos después, fue objeto del penalti que convirtió Dembélé en el 0-3. Activo también en la presión, Braithwaite dio soluciones a un Barça solvente y efectivo.

Sin apenas participación en el primer tramo de la temporada, Braithwaite lleva siete días de ensueño. Jugó en Kiev y marcó dos goles en el 0-4 del Barça que le dio la clasificación matemática. También anotó el pasado fin de semana ante Osasuna (4-0) y en la gélida noche de Budapest, en otra exhibición de un ataque que le empieza a poner las cosas difíciles a Koeman, como él mismo reconoció después del partido. "He demostrado que puedo tener sitio en el equipo", dijo el danés.

Braithwaite.

“Últimamente mejoramos cosas sobre todo con balón. Somos más efectivos que al inicio. Hay mucha competencia en ataque, no solo hay tres delanteros, hay muchos más”, dijo el holandés después del encuentro. Elogió la “presión” de sus atacantes, un concepto en el que Braithwaite, sacrificado defensivamente, le da siempre un plus.

El danés, de 29 años, llegó el pasado enero procedente del Leganés como recurso de un ataque maltrecho por las lesiones. El curso pasado participó 406 minutos y solamente convirtió un gol, pero en estos tres meses mejora los registros. Koeman pidió en verano el fichaje del delantero del Olympique de Lyon Memphis Depay, aunque por el momento se tiene que conformar con los goles de un letal Braithwaite.