REAL MADRID

Bélgica echa la culpa a Zidane de la lesión de Hazard

El belga se marchó ante el Alavés con problemas físicos y desde su país ponen la lupa sobre la gestión de minutos del técnico madridista para con su estrella.

Cuando Eden Hazard veía cumplido su sueño de fichar por el Madrid, nadie esperaba que el camino fuese a estar plagado de espinas. Los problemas físicos no le han dejado brillar y, cada vez que coge vuelo, la espada de Damocles de las lesiones hace acto de presencia. La última muestra cristalizó en el partido ante el Alavés cuando, a la media hora, el belga hubo de tomar camino de vestuario con el muslo derecho dañado. Las pruebas han confirmado los augurios que apuntaban que se perderá, primero, el derbi del próximo día 12 ante el Atleti y, después, casi todo lo que resta de 2020. Bélgica tiene un culpable: Zinedine Zidane.

"Pienso que ha sobrepasado el límite, que ha llevado su cuerpo demasiado lejos", decía al diario HLN Kris Van Crombrugge, médico de la selección belga, días atrás. Desde este medio retoman el tema y apuntan hacia la precipitación para la vuelta a los terrenos de juego de Hazard como la razón tanto de su última recaída como de las anteriores. Así, señalan que, tras el desgarro muscular que apartó al de la Louvière de los terrenos de juego en octubre, se aceleraron los plazos en demasía y destacan su regreso directo a la titularidad (jugó 60 minutos ante el Huesca) después de apenas dos sesiones como extremadamente optimista.

Tras el partido frente al conjunto oscense, Eden dio positivo en coronavirus, un nuevo traspié que le impedía alzar el vuelo. Una vez disponible, volvió directo al once de Zizou, que consideró que el Diablo Rojo estaba preparado para ser de la partida en La Cerámica (1-1 ante el Villarreal), en San Siro cuatro días después (donde brilló contra el Inter y rompió su sequía goleadora en Champions), y el mencionado choque contra el Alavés, en el cual, su muslo derecho dijo basta. Tres titularidades en siete días que desde Bélgica consideran excesivas, teniendo en cuenta el historial físico que acumula Eden desde su llegada a la capital española y el poco tiempo de recuperación entre partidos.

Esta desconfianza no es algo nuevo, ya que el propio HLN desvelaba que la Federación belga llegó a sospechar del positivo en COVID-19 del madridista. "La desconfianza es comprensible", apuntaba el diario belga, "porque una vez más durante los últimos días el Real Madrid dejó patente que la llamada de Hazard no se ajusta a sus planes". Roberto Martínez hubo de salir al paso de esas informaciones y desmintió al ser preguntado por AS que hubiera ese sentir en el seno del equipo: ""No hay nada misterioso, en absoluto, sobre su positivo. Es asintomático y se encuentra bien, y eso es lo único que importa".

Hazard, tranquilo

En lo que respecta al jugador, está tranquilo. Según ha podido saber AS, Hazard no culpa ni a Zidane ni al club de sus recaídas. La gestión de minutos es algo pactado entre ambas partes, ya que la relación que mantienen francés y belga es fantástica y la comunicación es continua y fluida. En ningún momento se ha sentido presionado para jugar, ni en lesiones pasadas ni en la actual. No hay que olvidar que uno de los grandes valores del ex del Chelsea es el propio Zizou, quien ya recomendó encarecidamente su fichaje cuando era una joya todavía por pulir en las filas del Lille, antes de que el Chelsea le sumase a su causa.

De hecho, la sorpresa del marsellés al ser preguntado acerca del estrés como causa de las lesiones fue mayúscula. "¿Que si lo de Hazard es estrés?", preguntaba antes de exclamar: "¡No! Él es muy fuerte".