DEPORTIVO 1- R. FERROL 0

Líderes con Diego Rolan

El delantero uruguayo debutó y decidió el partido a los 6 minutos con un gol de penalti que provocó él. El Depor recupera el liderato en solitario del grupo.

Diego Rolan, celebrando el gol que le dio la victoria al Deportivo.
Jesus Sancho (Sanchofoto) Diario as

El derbi del norte de Galicia regresó a Riazor 40 años después. El partido no se recordará por su juego, pero sí por el debut de Diego Rolan. El delantero uruguayo se estrenó de blanquiazul tres años y medio después de su fichaje y tardó solo seis minutos en marcar. Él provocó el penalti, él lo transformó. Claro protagonismo que le acabó dando la victoria al Deportivo, lo que realmente importa. Tres puntos que además le valen a los de Vázquez para recuperar el liderato en solitario después del empate del Pontevedra del sábado. El Racing de Ferrol, por su parte, mostró una cara seria, pero no lo suficiente para poner en problemas a un Carlos Abad que suma cinco partidos consecutivos sin encajar gol.

La primera sorpresa, bengalas y Riazor Blues de invitados especiales en Riazor en la previa al margen, estuvo en el once de Vázquez. El derbi era el día señalado para el debut de Diego Rolan y se le esperaba en el banquillo, listo para aportar en el segundo tiempo. Pero el de Castrofeito, quizá por la larga espera para ver jugar al uruguayo, decidió que su estreno de blanquiazul fuese de titular. Y no se equivocó, porque Rolan tardó un suspiro en forzar una mano en el área de Quintana y trasformar él mismo el penalti. Más de mil días esperando su debut, seis minutos para verlo marcar. El partido, tras el gol, se quedó sin dueño y sin ideas. Escaso peligro, con polémica pasados los veinte minutos por una posible mano de Mujaid tras un córner. Con el paso de los minutos el Depor bajó las revoluciones, con Borja Galán como única agitación. El Racing ponía voluntad, pero su peligro se limitó a un disparo desde fuera del área de David Rodríguez. Primer tiempo de buenas intenciones, pero de dominio de las defensas… menos con Rolan.

Poco cambió en el arranque del segundo tiempo, con un Depor cómodo con la ventaja en el marcador y un Racing sin arrugarse pero sin arriesgar ante la estrechez del marcador en busca de un balón parado. Con todo tan parejo, Vázquez quiso igualarlo todavía más. Sacó al inofensivo Beauvue y metió a Álex Bergantiños para pasar a jugar con defensa de cinco, la misma de su rival verde. Eso sí, con presión arriba en muchos momentos en busca de robar cerca del área de Diego Rivas. El cambio táctico, y el cansancio con el paso de los minutos, cerró todavía más el partido para desesperación de los departamentales, que incluso tuvieron que recular ante un Depor más cómodo con el balón que nunca desde la entrada de Gandoy. La emoción final vino con los balones colgados del Racing, pero el famoso juego aéreo de los visitantes, no terminó de llegar.