ALEMANIA

Favre le baja los humos a Haaland

Tras perder ante el Colonia, Favre le pidió más sobre el verde y afirmó que aún no era una estrella en la televisión alemana. Haaland cuestionó su reparto de minutos.

Corría el minuto 94 en el Signal Iduna Park. El marcador muestra un 1-2 para el Borussia Dortmund, que se vuelca sobre la portería del Colonia. El conjunto rojo se cierra bien para no desperdicar la renta lograda por Skhiri, que en dos jugadas ensayadas prácticamente calcadas ha puesto a los suyos por delante.

Cuando quedaba apenas un minuto, Akanji lanzó un balón a la frontal rival. Marco Reus la bajó y el esférico acabó en los pies de Moukoko. El joven puso un pase perfecto cruzando el área, Reus se lo puso de primeras a Haaland y el cíborg noruego falló en línea de gol su última gran ocasión del encuentro. Tuvo el punto en sus pies y se escapó por centímetros. El árbitro marcó saque de puerta y, según el balón volaba, pitó el final. Derrota 1-2 y Lucien Favre, entrenador del Dortmund, no se lo podía creer.

Así, pasó por los micrófonos de ZDF con cierto enfado. No culpaba a Haaland de la ocasión pero si le sacó los colores al noruego. Tras negar la culpa para el delantero de Leeds, hizo una pausa y añadió algo. "No se movió lo suficiente, no hizo suficientes carreras en profundidad". Este era el primer lunar que le señalaba. El periodista de ZDF siguió tirando. "¿Aún no es una estrella mundial?", le preguntaban. "Exactamente", respondía el suizo. "Estamos decepcionados. Es difícil aceptar eta derrota en casa. No nos movimos lo suficiente y les dábamos tiempo para colocarse. Nunca encontramos la solución", añadió el entrenador, haciendo generales las mismas críticas que al noruego.

Haaland lo intentó sin demasiado acierto en el verde gracias, en parte, al buen hacer de la defensa del Colonia. El joven apenas tocó el balón más de 20 ocasiones en todo el encuentro y gozó de tres oportunidades: un remate al primer toque tras un gran pase de Reus que mandó al lateral de la portería en el 25, un disparo que estrelló en un jugador del Colonia en el 86 y la ya mencionada en los últimos instantes.

Todo en una semana en la que el noruego le lanzó un envite al suizo a través de los micrófonos después de marcar en la Champions. "Ha normalizado el cambiarme. No sé por qué. Quizás quiere que marque más. Meter con más frecuencia, lo antes posible, antes de que me quite", bromeaba el delantero en la CBS al término del encuentro europeo después de mostrar su enfado por el cambio ante el Brujas. Favre defendió sus rotaciones ("No puede jugar siempre 90 minutos. Tenemos que cuidarle") pero este fin de semana respondió a sus peticiones. Haaland estuvo 90 minutos en el césped como pedía y el helvético, ahora, le exigió más y además, públicamente. El fútbol y el entrenador aplicaron su particular cura de humildad. Frente a todos los halagos, crítica para que se convierta en esa estrella que tanto promete. Ahora toca ver como se lo toma Haaland, parco en palabras, pero siempre ducho en actos.