HOLANDA

Drenthe: "Es Rusia... Había vodka hasta en el bus del equipo"

El neerlandés repasa su etapa en Rusia después de acabar contrato con el Real Madrid. "¿Si tomaba vodka? A veces, sí. Allí es algo básico. No era nada problemático."

Drenthe: "Es Rusia... Había vodka hasta en el bus del equipo"
PEPE ANDRES DIARIO AS

Royston Drenthe. De mejor jugador de un Europeo sub-21 al Real Madrid. La fama, la oportunidad y un viaje de lo más especial. ¿Al estrellato futbolístico? No del todo. Royston Drenthe pasó por Madrid con más pena que gloria y su carrera fue dando tumbos e incluso pequeños parones voluntarios.

El neerlandés firmó con el Real Madrid en 2007 y se fue cedido al Hércules en 2010, con mal resultado, y luego, al Everton. Era 1 de julio de 2012. El viaje en la capital llegaba a su fin y Drenthe se quedaba sin equipo. Sin ofertas, decidió marcharse a Holanda para gestionar su tienda de ropa cuando llegaron varios miembros del Spartak V-kavkaz ruso, que le convencieron para volver a ponerse las botas. Ahora, en el medio neerlandés Rijnmond, explica como fue su etapa en Rusia.

Todo arrancó en su tienda en Rotterdam. "Estos tipos venían a verme y me querían. Fueron a Rotterdam, a mi tienda de ropa a por mí. Había ganado varios kilos y les dije "No va a salir. No lo haré". Pero vinieron hasta cinco veces más. Al final, nos reunimos en el Hotel Marriott y les dije que lo haríamos y firmé con ellos", asegura. Así, se unió a la pretemporada, donde afirma lo pasó regular. "Solo pensaba '¿cómo voy a arreglar esto?' (su estado de forma) Odié volver pero me ayudaron mucho para que lo consiguiera", recuerda.

Así, debutó e incluso en sus primeras semanas logró un hat-trick. "Fue la guinda del pastel y una forma de agradecerles su ayuda para prepararme", reconoce. Ese fue su quinto partido... de un total de seis jugados con la camiseta de los de Vldadicáucaso, ciudad situada al sur de la zona europea del país que prácticamente hace frontera con Georgia.

De vida social animada, esta ciudad no era demasiado atractiva para Drenthe, que solo salía para jugar y entrenar. "La experiencia me enseñó mucho. Mira donde estoy ahora. Vladicáucaso no era un sitio perfecto. Era una ciudad rota. No podías hacer nada demasiado divertido por ahí aunque tuvieras un montón de dinero", afirma.

En este medio aseguran que disfrutó con otros jugadores que entonces estaban en la Liga rusa como Eto'o o Boussoufa. Con ellos solía disfrutar en el Restaurante Maradona, donde se gestó su siguiente aventura. "A veces comíamos allí. El dueño era también el dueño del Reading y así acabé allí. Una locura, ¿verdad? La pasta estaba buenísima. ¿Si tomaba vodka? A veces, si. Allí es algo básico. No era nada problemático. Incluso en el autobús de los jugadores había vodka. Así es Rusia, ya sabes...", sentencia.

En el Reading no aguantó demasiado y se marchó cedido al Sheffield Wednesday. Cuando acabó su contrato se marchó libre a Turquía y del país del Cáucaso se marchó al Baniyas de Emiratos Árabes Unidos. Una vez acabó su contrato allí, decidió 'retirarse' para regresar en el Xerxes Zondag holandés. En julio de 2018 fichó por el Sparta de Rotterdam y en agosto de 2019 se marchó libre al Kozakken Boys, equipo en el que milita en la actualidad y que le ha renovado hasta final de temporada.

"Me siento cómodo en este equipo. Es un ambiente agradable con gente agradable y un buen grupo de jugadores. Físicamente estoy a punto, a pesar de que me estoy haciendo mayor", afirma a sus 33 años. Royston parece recuperar la pasión.