REAL MADRID

Nacho adelanta a Militao

El canterano recupera su rol de tercer central después de su gran actuación en San Siro. El brasileño ha dejado dudas en los partidos grandes que disputó...

Nacho adelanta a Militao
Getty

Nacho valoró seriamente la opción de salir el pasado verano. A sus 30 años se había visto relegado al rol de cuarto central después de toda la vida defendiendo la misma camiseta. La llegada de Militao, por quien el Madrid pagó 50 millones de euros en el verano de 2019, le quitaba minutos. Consideraba que podía ser buen momento para probar fortuna fuera.

Finalmente se quedó, porque Zidane valora mucho su polivalencia. Y Nacho, siempre trabajador y al servicio del equipo, apretó los dientes para ganarse el sitio. Las ausencias de Ramos y Militao le dieron la oportunidad de volver a la titularidad en un escenario grande y, como suele ser habitual en él, no la desaprovechó: fue de los más destacados en la victoria contra el Inter en San Siro.

Su partido fue impecable en defensa y en ataque. El primer apartado se comprueba rápido: el Madrid dejó su portería a cero a pesar de tener enfrente a Lukaku y Lautaro. Varane y Nacho los secaron y no crearon una sola oportunidad. El canterano madridista ganó el 77% de los duelos y recuperó seis balones, cometiendo únicamente una falta a pesar de la exigencia del partido.

En ataque, provocó el penalti que transformó Hazard para adelantar al Madrid en los primeros minutos. Estuvo impecable en la construcción: 45 pases buenos de 50 intentos (90% de acierto). Fue habitual verle incorporado al ataque, ya que 23 de esos pases los hizo en campo contrario.

Con esta actuación, Nacho presenta su candidatura para adelantar a Militao en la rotación. Mientras que el brasileño ha dejado dudas cuando le ha tocado ser titular en partidos importantes, el español estuvo impecable. Volvió a rendir en un escenario grande y ahora será Militao, cuando vuelva de su baja tras dar positivo por coronavirus, quien deba demostrar que puede ofrecer las mismas garantías que Nacho en esas noches exigentes…