ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético se atasca en Europa

Los resultados en Liga no se trasladan a la Champions, donde en cuatro partidos solo va una victoria y cuatro goles a favor por siete en contra.

El Atlético sigue mostrando dos caras, una muy resolutiva cuando enfrenta un partido de Liga y otra con más dudas en las dos áreas en la Champions. Contra el Lokomotiv, el equipo rojiblanco volvió a estrellarse con el guardameta Guilherme tras un inicio buscando el gol con insistencia, pero con el paso de los minutos fue perdiendo gasolina hasta acabar con un empate sin goles que complica la situación en el grupo.

En el encuentro de ida tampoco se pudo sumar más que un punto pese a que en Moscú el equipo rojiblanco sí fue mucho más constante en sus llegadas. El guardameta brasileño se ha convertido en una pesadilla para los rojiblancos en esta fase de grupos y es el gran culpable de que la segunda plaza se encuentre en un puño. Sumar solo dos puntos contra el Lokomotiv da vida a los rusos y también al Salzburgo, conscientes de que el Atlético todavía tiene que recibir al Bayern y viajar a la ciudad austriaca en la última jornada. 

El balance en la máxima competición europea no es bueno: cuatro partidos jugados, una victoria, dos empates y una derrota. Solo cinco puntos en las cuatro primeras jornadas, lo que supone la peor puntuación de la era Cholo tras la temporada 2017-18, cuando el equipo sumaba tres puntos a estas alturas y acabó cayendo a la Europa League, torneo que finalmente ganaría. Si en Liga los goles están llegando con mucha fluidez, con este nuevo juego alegre repleto de futbolistas ofensivos que aúpan al Atlético como el segundo equipo más goleador en la competición (18 tantos), pese a llevar dos jornadas menos que la mayoría de los rivales, en Champions tan solo van cuatro goles en cuatro jornadas, tres de ellos en el partido contra el Salzburgo, la única victoria rojiblanca. Ante el Bayern y el Lokomotiv en casa el casillero rojiblanco quedó a cero pese a tener en los dos partidos múltiples ocasiones y un gol anulado. 

En Rusia también se pagó la falta de acierto y el gol de Giménez fue igualado de penalti por Miranchuk en una de las pocas llegadas del Lokomotiv. El equipo dirigido por Nikolic prácticamente ni chutaría en el Wanda Metropolitano, aunque tuvo una última ocasión en el descuento que despertó el susto rojiblanco. El 0-0 supuso el primer partido que Oblak dejaba la portería a cero en la máxima competición europea esta temporada. Pese a que en Liga únicamente ha encajado dos goles en ocho jornadas aún midiéndose a equipos del potencial de Barcelona o Villarreal, en Champions el esloveno había recibido siete tantos en los tres primeros encuentros. 

Cuatro fueron del Bayern, una máquina de hacer goles y un equipo prácticamente imparable, pero contra el que habrá que dar el máximo la próxima semana para intentar aclarar la situación en el grupo. Los alemanes llegarán con la primera posición del grupo ya matemática. En la victoria ante el Salzburgo preocupó recibir dos goles a partir de fallos defensivos notables. Y una mano de Herrera señalada a través del VAR supuso el tanto que acabó costando el triunfo en Moscú. El Atlético ya se encuentra concentrado en el partido del sábado contra el Valencia, este sistema de competición no da un respiro. Pero de reojo sabe que deberá subir las prestaciones en Champions si quiere estar en los octavos, y para ello será fundamental trasladar la fiabilidad liguera al torneo europeo. Simeone es consciente de que todavía dependen de sí mismo, pero hay que ser resolutivos en las dos áreas.