BARCELONA

Piqué se arriesga: no se opera y estará cuatro meses de baja

El central desoyó la recomendación de Cugat de pasar por el quirófano y se decantó por el tratamiento conservador para superar su lesión de cruzados, según anunció ‘Catalunya Ràdio’.

Gerard Piqué, como buen jugador de póker, ha decidido arriesgar y apostar por un tratamiento conservador para solucionar una lesión de gravedad, como en su caso, una rotura del ligamento lateral interno y del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Según Catalunya Ràdio, la decisión ya está tomada, es irrevocable y así se lo ha confirmado a los servicios médicos del Barcelona, que por cierto eran partidarios de no operarse.

En cualquier caso, según ha podido saber AS, el cirujano Ramon Cugat, tras visitarlo este miércoles durante dos horas en la Ciutat Esportiva y tras ver las pruebas que se realizó el martes, le recomendó al central pasar por el quirófano como mejor solución para estabilizar su rodilla derecha, sobre todo teniendo en cuenta que la rotura del cruzado anterior es prácticamente total.

Sin embargo, desde el primer momento Piqué se mostró muy poco partidario de operarse. Primero porque suponía dejar los terrenos de juego entre seis a ocho meses y segundo porque a su edad, cumplirá 34 años en el mes de febrero, no necesita seguir jugando al más alto nivel más que dos o tres años más a lo sumo.

Así pues, con estos dos argumentos, y con el compromiso de los servicios médicos del Barcelona que podrá regresar a los terrenos de juego en abril del próximo año, Piqué ha decidido no operarse.

El tiempo dirá si ha acertado o no en la decisión, aunque desoír los consejos de Cugat suelen traer problemas a medio o largo plazo. Pero Piqué es un hombre que le gusta asumir riesgos y su apuesta es un órdago como una catedral.