CASTILLA 1-AT. BALEARES 1

Raúl da paso al 'Baby' Castilla

El segundo gol de cabeza en cinco días de Dotor no le bastó al filial para tumbar a un correoso Atlético Baleares. Raúl tiró de Juveniles como Peter, Retu, Carrillo y Salazar...

A Raúl no le tiembla el pulso si tiene que echar mano de chicos de 17 y 18 años para el Castilla. Lo demostró este miércoles en el encuentro aplazado contra el Atlético Baleares por culpa de un brote en el equipo insular. Si Zidane se lleva a Milán a dos baluartes castillistas, el capitán Víctor Chust y el pichichi Hugo Duro, pues el Siete tira del Juvenil, no hay problema. El técnico del filial alineó a tres juveniles (Retu, Carrillo y el virtuoso Peter Federico) y aún le dio tiempo a meter otro más, Salazar. Un Baby Castilla que anuncia futuro y que se hizo con un 1-1 ante un equipo muy fogueado en la categoría.

La cosa empezó con salsa para el Castilla, no obstante, con un buen gol de Carlos Dotor a centro de Peter Federico en el minuto 12. Esa banda derecha era suya y se la puso en la cabeza al polivalente Dotor, uno de los Juveniles de Oro de la Youth League blanca, que marcó de cabeza pese a no ser su especialidad. Tanto le da, hace cinco días hizo otro de la misma manera en el 3-1 al Navalcarnero.

Dotor movía los hilos blancos en el entramado orquestado por Blanco y unos metros más arriba, Arribas. Tres vértices que explican los mejores tramos de fútbol del Castilla esta temporada. El filial se defendía bien en especial del arma más trabajada por el equipo balear, el juego de estrategia. En el 51', entre Luis López y el palo repelieron un doble remate insular, especialmente el del central Olaortua.

No fue a balón parado, donde Fito Miranda las pone como los ángeles, donde el equipo visitante encontró el premio. Fue en una acción con foco puesto en Vinicius Tanque, cuyo nombre no necesita más explicaciones. El brasileño ex del Botafogo montó la acción y fue Armando el que la culminó, con un balón cruzado. Era el minuto 75 y al Castilla se le escapaba un triunfo que iba mimando pero era un día en el que mordía con dientes de leche. Poco se les puede objetar,  compiten en el presente, pero Raúl mira a largo plazo, al futuro de La Fábrica.