PREMIER LEAGUE

Olivier Giroud, un "problema" para Frank Lampard

El delantero francés se reivindicó con un gol salvador en el 91'. Su futuro sigue estando abierto y podría abandonar el Chelsea en enero.

Olivier Giroud, un "problema" para Frank Lampard
John Berry Getty Images

Olivier Giroud está siendo uno de los nombres de actualidad del Chelsea en estos últimos días. El francés no está gozando de las oportunidades que desearía en este inicio de temporada y aprovechando el parón de selecciones en el que el delantero fue titular y firmó dos goles ante Suecia, su representante declaró que la situación del jugador en el Chelsea no es justa y que "si las cosas continúan así, estarán en la situación de diciembre de 2019", momento en el que Giroud estuvo muy cerca de irse al Inter de Milán.

El jugador, lejos de apagar el fuego, lo decidió avivar y hace tres días en una entrevista a Telefoot dejó claro que su situación "es preocupante" y que "va a tener que cambiar o tomaré una decisión enero".  Con estas palabras sobre la mesa, The Athletic informó de que el Chelsea, como agradecimiento a sus servicios, facilitaría su salida en enero, pero el siempre caprichoso fútbol ha querido dar una vuelta de tuerca más a esta historia.

Con su gol en el 91', Giroud selló una agónica victoria ante el Stade Rennes que será clave para la lucha por el primer puesto del grupo E con el Sevilla. El Rennes empató en el 85' un partido en el que el Chelsea había fallado varias ocasiones claras. Pero el francés, que había salido en el 69', tuvo más fe que ningún otro y remató de cabeza un rechace tras un mano a mano fallado por parte de Timo Werner.

Todos los jugadores se lanzaron a abrazar a Giroud y el propio Frank Lampard reconoció en rueda de prensa tener un problema para repartir los minutos. "Fue genial, no solo su gol, sino todo su juego. Tengo un problema porque Tammy (Abraham) está jugando bien y Oli (Giroud) siempre tiene una gran profesionalidad, hoy estuvo increíble. Es un buen problema".

La realidad es que en esta batalla por ser el "9" del Chelsea, Tammy Abraham está siendo el claro vencedor. El inglés cuenta ya con 695 minutos, con cinco titularidades en la Premier League. Los problemas para Giroud vienen en que no está siendo tampoco el segundo delantero, sino que cuando "Tammy" parte desde el banquillo, han sido Havertz y sobre todo Werner los que han ocupado la posición de "9".

Esta acumulación de jugadores ofensivos por parte del Chelsea, todo ello tras ser los absolutos protagonistas del mercado de fichajes, ha dejado a Giroud con tan solo 36 minutos en Premier y 46 en Champions. Lampard insistió ayer tras el partido en que el francés acabará teniendo minutos. "Contará con minutos porque tenemos una agenda apretada. La reacción del equipo con el gol no fue solo porque fue en el último minuto, sino porque fue de Oli. Demuestra lo que significa en este equipo".

Esta situación no es nueva para el francés y es como su propio agente recuerda, ya estuvo con pie y medio fuera del equipo el año pasado. Frank Lampard siempre ha preferido a Abraham pero, tras el parón por el COVID-19 todo pareció cambiar. El inglés apostó por Giroud en la gran mayoría de partidos del final de temporada, cuando el Chelsea se jugaba clasificarse para la Champions, el gran objetivo de la campaña.

Eso invitaba a pensar que Giroud partiría con cierta ventaja en este ilusionante año en Stamford Bridge, pero nada más lejos de la realidad. En la temporada 18-19, Giroud también había perdido su puesto contra Morata, pero contó con todos los minutos en la Europa League donde no solo consiguió ganarla con el Chelsea sino que fue máximo goleador de la competición con once tantos. Con la exigencia de la Champions League, Lampard no tiene esta posibilidad de dar minutos a los menos usados en la competición europea.

Con todo expuesto, el futuro de Giroud sigue siendo toda una incógnita. Con las últimas declaraciones parecía claro que el delantero iba a emprender rumbo a Italia en enero, pero su gol salvador y las palabras de Lampard podrían indicar lo contrario. El francés llegó a Stamford Bridge en enero de 2018, procedente del Arsenal, y a pesar de que nunca se ha conseguido asentar en el puesto de titular siempre ha conseguido tener importancia en el club. Ahora, tras 96 partidos en el Chelsea, su aventura como blue podría estar cerca de terminar. La pelota está en el tejado de Lampard y con actuaciones como la de ayer, "Frankie" tiene un problema.