VALENCIA

Los pecados del Valencia

El Valencia es el equipo que más goles ha recibido en los primeros 30 minutos (8), solo ha dejado su portería a cero en un partido (Real Sociedad) y es al que más rematan (151 veces).

Acción que precede al primer gol del Alavés.
PAULINO ORIBE DIARIO AS

Llegados a la jornada 10, las estadísticas dibujan las virtudes y los defectos de los equipos. Los del Valencia de Gracia están claros con los datos en la mano. A favor, su efectividad. Según los registros de Opta: ha marcado 17 goles en 79 remates (21,5%). Solo la efectividad del Elche (25,8%) y Atlético de Madrid (22,7%). Por el contrario, sus principales defectos son los goles que encaja antes de la media hora de partido y el número de remates a puerta que le hacen los rivales.

Jaume Domenech pasa por ser el portero de la Liga al que más veces le han rematado los equipos rivales en lo que llevamos de campeonato. En total, 151 remates a portería (48 de ellos entre palos). Jaume ha realizado 38 paradas y Opta califica a 8 de esas paradas como "grandes oportunidades". Ningún otro portero ha tenido que evitar tantos goles.

El Valencia ha encajado 16 goles. Once de ellos desde dentro del área, tres desde fuera, uno de falta directa y otro de penalti. Además contra el Alavés encajó su segundo gol tras saque de córner del rival. Pero, más allá del cómo, otra clave de los males del Valencia es el cuándo. El Valencia es el equipo que más goles ha encajado antes de la media hora de los partidos: ocho goles. Cinco entre el pitido inicial y el minuto 15; tres entre el minuto 15 y 30.

El Valencia solo ha dejado su portería a cero en una de las diez jornadas disputadas, contra la Real Sociedad en Anoeta, en su única victoria a domicilio; mientras que Levante, Celta, Betis, Villarreal, Elche, Real Madrid y Alavés se le adelantaron en el marcador. La mayoría de ellos, precedidos de errores propios: "Regalamos demasiado", dijo Gracia nada más concluir el partido de Mendizorroza.

No obstante, otra constante del Valencia, esta a su favor, es su capacidad de reacción. El equipo se sobrepuso a los golpes recibidos contra el Levante y el Real Madrid, partidos en los que logró los tres puntos, y también contra el Getafe y el Alavés. Al cuadro azulón le empató en el minuto 96 cuando iba perdiendo 1-2 y al Alavés le igualó los dos goles con los que llegaron los de Machín al descanso.