GRUPO G | DINAMO DE KIEV 0-BARCELONA 4

Aprobados y suspensos del Barcelona: Coutinho y Pedri 'enfriaron' al Dinamo

Gran partido de los hombres de Koeman, donde destacó la química entre Coutinho y Pedri, la solvencia del debutante Mingueza y la eficacia de Braithwaite.

Ter Stegen: El meta alemán no recibió ningún remate entre los tres palos. Así se hace muy complicado hacer una valoración. Las pocas ocasiones en las que llegaron los ucranianos no supieron ni encontrar portería.

Dest: Ofensivamente le da mil vueltas a Sergi Roberto. Otra cosa es a nivel defensivo, donde el ex jugador del Ajax debe mejorar mucho. Pero es muy joven y tiene unas condiciones sobresalientes. Marcó su primer gol como blaugrana, además abriendo la lata, tras un fuerte remate esquinado. Se entendió muy bien con Trincao en la banda derecha.

Mingueza: Superlativo. El debut soñado por cualquier jugador del filial. Sobresaliente en defensa, con dos acciones al límite que evitó dos remates claros dentro del área, y muy aseado en la salida de balón. Y como guinda final un cabezazo suyo en un saque de esquina sirvió para que Braithwaite acabara rematando al fondo de la red. Con este jugador en la plantilla no hace falta que Koeman experimente con De Jong ni que se vuelva loco por la baja de larga duración de Piqué.

Lenglet: Partido muy serio del francés. Nunca se complicó la vida, se mostró contundente y acertado en sus acciones y se entendió muy bien con su nueva pareja de baile en el eje de la defensa. Fue sustituido porque a día de hoy el francés vale su peso en oro.

Junior: El defensa completó un partido interesante donde fue de menos a más. Se le notó la inactividad, ya que apenas participó en la fase alta del juego, pero no cometió ningún error de bulto.

Pjanic: Partido correcto pero sin estridencias del bosnio. Siempre le falta algo para acabar de hacer un encuentro redondo. Cumplió con el expediente.

Aleñá: Buen partido del canterano, que estuvo muy sólido a la hora de aguantar el mediocampo y apoyar a Pjanic en el juego de combinación. Minutos de calidad que Koeman tendrá que tener en cuenta de cara al futuro.

Trincao: Empezó un tanto disperso, errando con el balón y fallando en el uno contra uno, pero poco a poco se fue aposentando y ofreciendo su mejor fútbol, sobre todo en sus incursiones por la banda derecha con Dest. Además no se le cayeron los anillos para ayudar en defensa. El portugués necesita partidos así para seguir creciendo.

Coutinho: Grandísimo partido del brasileño, que galvanizó todo el juego ofensivo del equipo. Nunca se escondió y encontró siempre soluciones para romper líneas y combinar con sus compañeros, sobre todo con Pedri. Se gustó tanto en el campo que hilvanó caño tras caño. Lo probó desde fuera del área, pero el balón se le fue bastante fuera. Koeman lo sustituyó en el minuto 64, con el partido ya cerrado, para que no agotara todo el tarro de las esencias.

Pedri: Este chaval siempre tiene la chistera de mago preparada. Resuelve jugadas muy complicadas con una sencillez pasmosa. No fue tan vistoso como en otras ocasiones, pero sí mucho más eficaz. Se multiplicó en fase ofensiva, siendo protagonista en el primer gol porque la jugada partió sus botas. Volvió a causar sensación en su último partido como menor de edad. Ante el Osasuna ya tendrá 18 años.

Braithwaite: El danés necesitaba un partido así para reivindicarse. En su primer partido como titular con Koeman marcó dos goles. Uno tras un pase de cabeza de Mingueza, que acertó como un auténtico killer, y el otro de penalti tras la deferencia de Griezmann que le dejó lanzarlo. Estuvo muy activo en ataque, llegando a participar incluso casi involuntariamente en el gol de Dest.

CAMBIOS:

Griezmann: Marcó el 0-4 y lo celebró con unos tímidos baileceitos. El francés necesita encontrarse a sí mismo tras un inicio de temporada complicado.

Alba: Un medido centro suyo provocó el penalti a Braithwaite. El lateral izquierdo dio también la asistencia a Griezmann para que pusiera la guinda en el marcador.

Riqui Puig: Debutó en la Champions. Algo que mirado fríamente parece absurdo por los años que lleva ya luchando en el primer equipo. Verlo jugar es una maravilla. Hasta ahora sólo llevaba tres minutos.

Matheus: Ha jugado en el Barcelona sin ser aún presentado. Lo más parecido a un espontáneo. En todo caso, estuvo 18 minutos a un nivel aceptable.

Konrad: Otro debutante. Ocho minutos para empezar a escribir su primer renglón de su carrera profesional.