ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético va muy en serio

El equipo rojiblanco aventaja al Barcelona en 9 puntos tras su victoria. Un juego más alegre que no se resiente atrás, con solo dos goles en contra.

El Atlético derrotó al Barcelona por primera vez en Liga desde la llegada de Simeone y sigue mostrando la versión más solvente del equipo a pesar del parón. Un Atleti que ataca como hacía años que no se veía, con posesiones largas, acumulación de jugadores ofensivos, llegadas, goles... sin resentirse atrás. Simeone ha estirado la manta y ha conseguido cubrirse de los pies a la cabeza, algo que da motivos para soñar a los aficionados. 

Seguridad atrás

Los equipos del Cholo siempre se han sustentado desde la defensa. Y este Atlético sigue siendo infranqueable, con un Oblak que solo ha recogido dos veces el balón de su red en ocho partidos de Liga (0,25 por encuentro), unos números históricos. Jorge Molina y Budimir son los únicos que pueden presumir de haber superado al meta esloveno en la competición, aunque los dos vieron como sus equipos perdían el partido. El Atlético no ha ido por detrás en el marcador en ninguno de los 720 minutos que han transcurrido en Liga. Simeone ha formado una línea de tres centrales atrás, con Hermoso desplazado ligeramente a la izquierda, Savic a la derecha y Giménez como vértice, que permiten liberar a los centrocampistas y a un Trippier mucho más cómodo después de haber empezado el curso sufriendo. Carrasco, Vitolo o Saúl han ejercido como carrileros en la izquierda ampliando el campo y abriendo huecos por el medio para las apariciones de João Félix, Koke, Correa, Llorente y compañía. Una renovación para un sistema defensivo extraordinario año tras año.

Cambio de estilo

Esta temporada el Atlético está mostrando una cara muy diferente a la de años atrás. Ya no rehúye del balón ni sufre cuando tiene que llevar la iniciativa de los encuentros. Está atacando con la posesión, siendo protagonista en los partidos y algo muy importante, buscando el segundo gol una vez consigue el primero. Ya no repliega líneas para proteger esa ventaja, si no que trata de ampliarla, en muchas ocasiones con éxito (van 18 goles en ocho partidos). Pese a que ante el Barcelona el resultado fue de 1-0, el Atlético inició la segunda parte con una presión muy alta pese a haber conseguido la ventaja justo antes del descanso y realizando jugadas con combinaciones larguísimas. Simeone ha situado a Luis Suárez como la pieza clave en este cambio de estilo, con el objetivo de suministrarle balones en el área para potenciar sus características. Sin embargo, en ausencia del uruguayo la propuesta se mantiene, algo que potencia a prácticamente todos los jugadores, pero especialmente a João Félix y Koke

Amplitud de plantilla

El Atlético no tenía en el partido contra el Barcelona a Suárez, Herrera y Torreira, los tres de baja tras el parón internacional. Los dos primeros han sido muy importantes en el inicio de curso y Torreira se estaba haciendo con minutos en el medio. Aún así, sin su '9' y gran goleador disponible, el Cholo eligió un equipo con cuatro futbolistas de ataque total y tuvo en la recámara para la segunda mitad a Diego Costa, Lemar y Vitolo, sin recurrir al canario. Kondogbia entró para fortalecer el centro del campo, Felipe para defender los últimos centros laterales y Lodi vio todo el partido desde el banquillo. Vrsaljko acelera en su recuperación para tener un recambio de garantías en la única posición que ahora no está doblada. Carrasco volvió de lesión con gol, Llorente se encuentra en un momento estelar, Correa no piensa ceder minutos, Hermoso y Herrera han dado un paso gigante en este inicio de curso, Savic está insuperable... Todos los futbolistas enchufados para unirse a la columna vertebral formada por Oblak, Giménez, Koke, Saúl y João Félix. 

João Félix protege el balón durante el partido contra el Barcelona.

Una nueva estrella

Todo proyecto tiene una cara visible y en este Atlético, además de Oblak, ha estallado la figura de João Félix. Un futbolista total que ya en el año de su llegada había dejado claro que tenía magia en sus botas, pero de forma intermitente y sin continuidad. Ahora, recién cumplidos los 21 años, demuestra partido tras partido que puede ser uno de los mejores futbolistas del mundo, y que de promesa está pasando a realidad. Un jugador implicado, que ha encontrado su espacio ideal, como segundo delantero cayendo hacia la banda izquierda y ha amplificado sus apariciones. Sus compañeros le buscan, él se siente un líder y se está cumplimentando a la perfección con Correa, Suárez, Koke y Carrasco. Si la temporada pasada marcó nueve goles en 36 partidos, esta suma siete en 11, dejando claro que es un jugador cada vez más determinante en los metros finales.

Regularidad

Si el Atlético ha empezado en un estado de forma fantástico, los dos grandes favoritos al título de Liga no pueden decir lo mismo. El Real Madrid, vigente campeón, sufre para ganar cada partido y sus sensaciones no son buenas. Suma un punto en las dos últimas jornadas y ha perdido su fiabilidad atrás, clave para que levantasen el título. Courtois ha encajado 10 goles en nueve partidos y a cambio han marcado 15. El Atlético, que acumula 24 partidos de Liga consecutivos sin perder, tiene tres puntos más que los blancos con un partido menos jugado. Aún peor ha comenzado el Barcelona, que con su derrota en el Wanda Metropolitano se sitúa a nueve puntos de los de Simeone. Messi se quedó a regañadientes, pero no parece mentalmente en buena versión, Griezmann sigue sin adaptarse, y menos ejerciendo como '9' sin Suárez y las lesiones han frenado a un Ansu Fati que era su mejor noticia.

El Atlético tiene ante sí una oportunidad de oro en Liga, ya que sus buenas sensaciones se entremezclan con las malas de los dos equipos obligados a pelear por el campeonato. Simeone es consciente de la debilidad de los dos equipos más poderosos económicamente de la competición y con la mentalidad del partido a partido, tratará de sacar su mejor versión para un título que puede estar más barato que en años atrás, cuando Messi y Cristiano no daban un respiro.