ESPANYOL-GIRONA

Una cura de humildad en Cornellà-El Prat

El Girona, mermado por las bajas, da una lección de juego y sacrificio a un Espanyol que ya sabe qué es perder en su estadio en Segunda. Los rojiblancos le tienen tomada la medida.

Terrenal. Hay muchas maneras de medir la fortaleza de los equipos. La del Espanyol está clara: respira gracias a Embarba y RdT. Sin ellos, el conjunto perico parece de trapo y el Girona le dio una clase de competitividad, sufrimiento, humildad y solidaridad. El conjunto rojiblanco llegó a Cornellà-El Prat maltrecho por las bajas y sale a hombros y por la puerta grande. Le tiene tomada la medida al Espanyol, tanto en Primera como en Segunda, en su estadio (tres visitas, tres victorias). Hasta la fecha, esta temporada, el equipo perico no había perdido en casa. Pues ya está hecho. El Girona de las nueve bajas y con sólo 14 profesionales le dio un baño de realidad. Parecía que la ley del más fuerte la iba a dicta el Espanyol y la acabó haciendo suya el Girona de Francisco. Los gerundenses son el primer equipo que le marca dos goles este curso en un mismo partido al Espanyol.

Pareja. Y es que cuando tienes un equipo delante que plantea mejor que tú el partido y demuestra más hambre te gana. Da igual que tengas a la dupla Embarba-RdT. Pintaba a que estos volverían a marcar la diferencia, pero este Espanyol ha dejado de ganar por inercia. La Segunda División se les queda enana a Embarba y RdT, claro, porque son un lujo, pero su estrella no brilla siempre. Toca bajar al barro para ganar los partidos y con ellos solo no basta. Da igual que RdT lleve ocho goles, sólo dos menos que todo el Girona, pero el conjunto rojiblanco tuvo a 11 guerreros siempre sobre el campo.

Planteamiento. Se encontró el Espanyol un Girona osado. Con muy poco que perder teniendo en cuenta la cantidad de bajas que tiene y acabó ganando. Francisco hizo debutar en Liga a Pachón, fue titular, demostrando que ponga lo que ponga, su equipo compite. Con él, el Girona tiene un tesoro. Le ganó la partida a Vicente Moreno, que sigue empeñado en colocar a Vargas de titular en la banda derecha. Poco se le puede achacar a nivel de intensidad y buenas intenciones, pero es difícil detectar su fútbol. Eso sí, sale en la fotografía del 1-0. Despistó lo suficiente a Yan Couto y este rompió el fuera de juego y habilitó a RdT. En los últimos minutos está claro que los que salieron en la fotografía fueron todos los jugadores rojiblancos. Le habían ganado al Espanyol. Al líder.

Peligro. El Espanyol, pase lo que pase esta jornada, seguirá en puestos de ascenso directo, pero puede perder el liderato. Si el Mallorca gana al Sporting el domingo empujará a los pericos hacia el segundo puesto. Toca hacer autocrítica en el lado blanquiazul porque el juego dejó mucho que desear. Hasta el momento las victorias deslumbraban y tapaban carencias, pero todo tiene su fin. Por suerte, el fútbol no se detiene y el jueves visitarán al Leganés. Pero cuidado porque llegan curvas porque después toca enfrentarse a Zaragoza, Cartagena y Sporting. El calendario aprieta. ¿Ahogará?

Mensaje. No hay nada como una cura de humildad. La afición del Espanyol esperaba arrasar al Girona y la gerundense salir viva de Cornellà-El Prat. El 1-2 dicta sentencia. Pero está claro quién es el gran triunfador. Un Girona sin Juanpe, Aday, Mamadou ni Stuani venció al Espanyol que le triplica el presupuesto. Este Girona de Samu Saiz, Bárcenas, Bernardo, Bueno y Monchu vuela.