SELECCIÓN

La vuelta de Asensio Willemsen

El español, que entró en la convocatoria sustituyendo a Ansu Fati, recordó una visita de niño al Amsterdam Arena. Tiene sangre neerlandesa.

La vuelta de Asensio Willemsen

Marco Asensio ha vuelto a La Roja. El delantero de Calviá fue el elegido por Luis Enrique para sustituir a Ansu Fati, lesionado en el menisco y que no podrá estar disponible ni para estos partidos ni en los próximos cuatro meses tras pasar por quirófano.

En esta fecha FIFA, Asensio vivirá un partido de lo más especial ya que podría jugar con España en Holanda, su segunda casa. Su madre, Maria Gertruida Margaretha Williemsen nació en Países Bajos y era aficionada al fútbol. Tanto como su padre, Gilberto Asensio, que jugó en el fútbol vasco de mediapunta en un perfil parecido a su hijo. Ambos se conocieron en Mallorca, cuando Gilberto ya había dejado el balompié y trabajaba en hostelería. De esa unión nacieron, como no, dos futbolistas, Igor y Marco. El nombre del madridista fue elegido con tino en honor a Van Basten. Allí donde triunfó el exdelantero, uno de los ídolos de su madre, disfrutará hoy el balear.

Aunque nunca llegó a jugar en el fútbol neerlandés, si habla el idioma e incluso pasó por la sala de prensa del Amsterdam Arena en alguna ocasión antes de la rueda de prensa de este martes... pero como visitante. Aprovechando la ocasión, Marco Asensio quiso celebrar su vuelta a Amsterdam compartiendo en redes una foto del pasado cuando apenas llegaría a los 10 años. Con el formato 'How it started. How it's going' ('como empezó y como marcha') tan de moda ahora en redes, Asensio subió una foto 'compareciendo' en la sala de prensa del Amsterdam Arena hace varios años atrás junto a una de la última rueda de prensa. "Hace unos añitos en la misma sala de prensa", recordaba en Twitter entre risas digitales. 

El jugador, que fue tentado por la Federación neerlandesa para vestir el naranja de la casa de 'Oranje', estará con la Roja este miércoles a las 20:45 en el verde del estadio capitalino. Todo apunta a que tendrá que esperar su oportunidad desde el banquillo en un partido realmente especial.