REAL ZARAGOZA

Lalo confirma a Iván Martínez, mientras que el consejo mantiene abierta la vía de Víctor Fernández

El director deportivo del Real Zaragoza asegura que el hasta hace dos días técnico del filial no se va a sentar en el banquillo del primer equipo de forma provisional.

Lalo confirma a Iván Martínez, mientras que el consejo mantiene abierta la vía de Víctor Fernández
TINO GIL / REAL ZARAGOZA

El director deportivo Lalo Arantegui, a través de una rueda de prensa telemática, ha explicado que el motivo de la destitución de Rubén Baraja como entrenador del Real Zaragoza ha sido la mala clasificación, ha descartado la llegada de Víctor Fernández, a pesar de que el consejo de administración mantiene abierta la vía del técnico que más partidos ha dirigido en la historia del club aragonés, y ha anunciado que Iván Martínez se sentará en el banquillo de La Romareda hasta final de temporada.

Antes de que los medios de comunicación hayan formulado sus preguntas, Lalo Aranteguí ha realizado la siguiente introducción:

“El motivo de mi comparecencia es poner al día los acontecimientos que están ocurriendo en el Real Zaragoza y más en esta semana después de la destitución de Rubén Baraja y el nombramiento de Iván Martínez. Quiero hacer una mención especial a Baraja. Ha sido un entrenador que ha dejado un buen sabor de boca en el día a día. Ha sido un cuerpo técnico que se ha dejado la vida y no ha tenido esa dosis de fortuna. Mi reconocimiento al trabajo que han hecho. Han estado condenados un poco por los resultados, como estamos todos en el mundo del fútbol, y el motivo de la destitución es la clasificación. Es evidente que no es buena y que nadie la esperábamos. Ha habido un contacto con Víctor Fernández para ver si estaba en estos momentos para coger el equipo. Ha sido una conversación cordial, como hemos tenido en otras ocasiones, ya que ha sido un año y medio trabajando juntos y la relación es fenomenal, pero no se ha visto en estos momentos para coger equipo. Y ahí pasamos a optar por Iván Martínez, un entrenador de la casa y que ha demostrado hasta el momento su capacidad para liderar en los equipos en los que ha estado. Un entrenador de gran talento que tiene su primera gran oportunidad en estos momentos. Es el entrenador del primer equipo del Real Zaragoza y sí que me gustaría que hubiera una unión en el mensaje. Tenemos un partido muy importante dentro de 48 horas, que es la actualidad real del Real Zaragoza, y sólo pido que nos centremos en la realidad. La realidad ahora mismo del Real Zaragoza es Iván Martínez, tiene una oportunidad muy importante en su carrera y esperemos que la aproveche. Ojalá que esté con nosotros mucho tiempo porque eso quiere decir que la oportunidad actual nos va a estabilizar y a nivel deportivo el equipo va a mejorar. Debemos centrarnos en lo realmente importante, que en estos momentos es Iván Martínez y que el Real Zaragoza gane partidos”.

A continuación, se ha abierto el turno de preguntas.

—Por sus palabras parece que Iván Martínez ha llegado para quedarse.

—Estamos en sus manos, es el entrenador del Real Zaragoza y hay que darle un apoyo. Todos tuvimos una primera oportunidad en el mundo del fútbol y los resultados dictarán el camino de su futuro, como nos pasa a todos, pero no está de manera provisional para uno o dos partidos.

—¿Considera que la plantilla del Real Zaragoza se puede ajustar a la idea de juego de Iván Martínez?

—Estaba diseñada para un estilo y para otros. Sólo hay que ver el número de mediocentros que tenemos, que te da la posibilidad de jugar con otros sistemas. Tenemos jugadores que juegan en la mediapunta y tenemos extremos para seguir jugando con un 4-4-2. Iván Martínez es un chico que maneja varios sistemas tácticos al inicio del partido y durante el encuentro y tiene futbolistas muy capacitados para adaptarse a cualquier otro sistema de juego y con las orejas muy abiertas para toda la información que les llegue de Iván para adaptarse a todo. Están con muchas ganas, siempre lo han estado, y la clasificación no ha sido ni es un problema de actitud, ha sido un problema de otras condiciones dentro del fútbol. La plantilla está preparada para jugar con cualquier sistema que elija Iván.

—¿A día de hoy da por cerrada toda posibilidad de que Víctor Fernández pueda decir que sí?

—Yo lo que quiero decir es que nos centremos en la actualidad del Real Zaragoza. Estamos a 48 horas de un partido en el que Iván Martínez es el entrenador del Real Zaragoza y no concibo que nos centremos en otra actualidad que no sea Iván Martínez. Yo tuve una conversación con Víctor, la respuesta fue clara y a partir de ahí nosotros continuamos. Víctor siempre va a ser una persona muy cercana al club, eso es evidente por la trayectoria que ha tenido con nosotros, y su respuesta fue correcta y la normal. Hace tres meses que Víctor se fue del club, yo no esperaba otra. A partir de ahora es Iván Martínez. Descentrarnos de la actualidad del Real Zaragoza no nos hace ningún bien y la actualidad es el Oviedo, Iván Martínez y todo lo que venga a partir de ahora.

—¿Considera que en esta temporada ha llegado demasiado pronto la crisis en lo deportivo?

—Para mi gusto, sí. Son sólo diez partidos. Contábamos con que iba a ser una temporada difícil en los comienzos porque prácticamente no hemos tenido pretemporada. Hay proyectos similares a los que también les está costando. Quedan treinta partidos, estamos a siete puntos de posiciones de playoff con un partido menos y creo que estamos a tiempo de todo. No ha sido una destitución ni por el día a día, ni por el trabajo, ni por la dedicación porque en eso el cuerpo técnico anterior se ha dejado la vida, pero sí que debemos tener más capacidad a nivel de creación de fútbol ofensivo y llevar un poco más el peso del partido en según qué situaciones. La situación ha podido ser otra. Los partidos se pueden decidir de muchas maneras en los inicios y nos ha faltado esa fortuna. Para mi gusto y por cómo se ha comportado el anterior cuerpo técnico, ha llegado pronto. No es agradable esta situación, pero estamos a tiempo de todo y vuelvo a repetir que creemos mucho en la capacidad de las personas, en este caso en la capacidad de Iván Martínez. Estamos convencidos de que va a cambiar la dinámica del grupo.

—¿Desde el club van a seguir intentando convencer a Víctor Fernández o está descartado al 100%?

—Yo voy a dar la última respuesta, con todos los respetos a la pregunta. Yo más tajante no puedo ser con esta pregunta. A veces estamos centrados más en prensa rosa que en lo que es prensa deportiva. En estos momentos la actualidad del Real Zaragoza es Iván Martínez y el partido del Oviedo. No hay más. Es que creo que he sido ya bastante directo y concreto en la pregunta. Yo tengo mucho aprecio a Víctor, él tendrá siempre aquí la puerta abierta, pero en estos momentos su respuesta ha sido no y tenemos que seguir hacia delante. Iván Martínez es el entrenador que va a tener una oportunidad y ojalá esté aquí con nosotros veinte años. Eso significará que hemos encauzado el camino y que estamos todos bien. No hay más. De aquí a lo que pueda pasar en cinco o seis meses lo desconozco, pero la confianza es tal en Iván Martínez que estamos convencidos de que va a cambiar la dinámica del grupo.

—¿Destituir a un entrenador es un pequeño gran fracaso para usted?

—Sí, no es un buen trago y en este caso más porque he visto cómo han trabajado en el día a día y cómo se han dedicado al club. Cuando llegaron aquí lo hicieron con una trayectoria en el Tenerife excepcional en este estilo de fútbol que estamos teniendo ahora, sin público, donde la presencia del entrenador es importante a la hora de liderar al grupo. No han salido las cosas, pero no será por su esfuerzo. El sabor de boca que han dejado en los jugadores es excepcional, pero cuando no hay resultados en el fútbol, la decisión se suele tomar desde el mismo lado. Me lo tomo no como un fracaso, ya que la decisión se toma muy convencido de su trayectoria, pero sí que es un trago amargo que a ningún director deportivo le gusta tomar.

—¿Ha llegado a temer que el club tomara la decisión de relevarle del cargo de director deportivo?

—No, para nada. Desde que estoy aquí, el consejo de administración, a través del director general, siempre me ha transmitido máxima libertad y apoyo en la toma de decisiones. Estamos en la décima jornada, venimos de hacer un playoff, venimos de hacer otro playoff hace dos años… No tengo esa sensación, todo lo contrario. Tengo la sensación de máximo apoyo y estoy convencido de que estamos a tiempo de cambiar la situación. Llevamos diez jornadas y creo que nos ponemos nerviosos demasiado pronto con la situación del Real Zaragoza. Sí que es verdad que al equipo le hacía falta un cambio, pero estamos a tiempo de todo y para nada me preocupa eso.

—¿Piensan hacer una reestructuración de la plantilla en enero? ¿Se arrepiente de alguna decisión deportiva?

—En estos momentos confiamos en la plantilla actual. Se puede dar un cambio de situación con la incorporación de Iván Martínez. Lógicamente, quedan dos meses y no puedo apresurarme a decir lo que va a ocurrir en estos dos meses de competición. Normalmente, en todos los equipos se suele incorporar algún jugador en el mercado de invierno, pero no vaticino una revolución, entre otras cosas porque a priori no disponemos de los recursos para hacer eso. En cuanto a las decisiones deportivas, se piensan mucho antes de tomarlas. Lógicamente, viendo el rendimiento de los jugadores actuales, puedes pensar que podrías haber hecho una cosa u otra, pero no me arrepiento de decisiones que hayamos tomado, sobre todo en salidas.

—¿Cómo queda estructurado el cuerpo técnico del primer equipo? ¿Quién toma la decisión de que Javi Suárez sea el segundo entrenador de Iván Martínez?

—De verdad que nos preocupamos de cosas que no son fútbol. Vuelvo a decir que tengo el respaldo y la libertad del consejo de administración desde que llegué para todo tipo de decisiones. No leo, no veo y no escucho medios de comunicación. A mí me preocupa el trabajo, lo que veo, el apoyo, estar centrado con mi cuerpo técnico y mis jugadores, confío en la gente que trabaja conmigo y con los que convivo… No me interesa para nada la opinión que no sea constructiva hacia el equipo porque a nosotros no nos ayuda. La incorporación de Javi Suárez es del director deportivo porque Iván necesitaba un segundo entrenador para el día a día y creo que por encima de cualquier tipo de polémica está el Real Zaragoza. El escudo está por encima de todos, de mí, del entrenador y de los jugadores. Si yo considero que esa persona es buena para Iván Martínez y el Real Zaragoza, tiene que estar aquí y me olvido de otras cosas que a mí no me ayudan ni me fomentan nada positivo. Javi Suárez está aquí porque el director deportivo ha pensado que tiene que estar aquí porque va a ayudar a Iván y va a ser bueno para el Real Zaragoza. La reestructuración se completa con Víctor Búrdalo como ayudante y Marcos Marcén como preparado físico. Coincidí con él en el Huesca y es un gran preparador físico. Ha tenido carrera también en el Oviedo y el Deportivo. Miki Álvarez queda como entrenador del Deportivo Aragón, con Tino González como su segundo, Edu Navarro como preparador de porteros y Miki Lampre como preparador físico. También ha habido una pequeña reestructuración en la Ciudad Deportiva, nutriéndonos de nuestros propios entrenadores. Confiemos en que Iván Martínez dé una estabilidad total al primer equipo y quedará todo de esta manera hasta final de temporada.

—Tras este mal inicio de curso, ¿cómo afronta lo que resta de temporada la dirección deportiva?

—El Zaragoza no tiene años de transición y eso no lo puedes ni pensar en verano, cuando tienes 42 jornadas por delante, por la exigencia y la historia del club. Ahora bien, paso a paso. Quedan treinta partidos por delante, hay mucha confianza en lo que estamos haciendo y nosotros no nos podemos equiparar a ocho o nueve clubes que están en esta categoría. Nosotros dejamos de ser ese club tan potente en esta categoría como para poder optar todos los años, de manual, a un ascenso directo. Tenemos que trabajar mucho, que coincidan muchos condicionantes en una temporada para estar arriba y en las tres últimas temporadas hemos disputados dos palyoff. Creo que hemos estado ahí. Hay que confiar, queda tiempo y confiamos mucho en la capacidad de las personas que están comandando ahora el primer equipo del Real Zaragoza.

—¿Entendería que Víctor Fernández se reuniera en las próximas horas con alguien del club?

—Yo no puedo obligar a nadie a nada. Lo que puedo decir es que Iván Martínez en estos momentos va a ser el entrenador del Real Zaragoza hasta que dicten los resultados que no puede ser. No está de manera provisional y yo no puedo obligar a nadie. Yo aquí soy un trabajador más y dentro del club pueden tomar las decisiones que ellos estimen oportunas. Yo me centro en lo mío, que es el día a día y en hacer fuerte al equipo y al cuerpo técnico. Todo lo que ocurra de puertas para afuera no me preocupa.