BETIS

Sanabria se rebela y pasa de transferible a imprescindible

El delantero paraguayo del Betis tuvo un pie fuera de Heliópolis en el pasado mercado pero Pellegrini quiso retenerle. Lleva dos goles en los dos últimos partidos.

El delantero paraguayo del Betis Tonny Sanabria era transferible hace semanas y pudo irse al Genoa pero ahora es imprescindible para Manuel Pellegrini.
ALBERT GEA REUTERS

Ningún delantero ha jugado más en el Betis hasta ahora que Tonny Sanabria, capaz de darle la vuelta inesperadamente a su situación de hace pocas semanas y pasar de transferible a casi imprescindible para Manuel Pellegrini. 533 minutos en ocho jornadas (sólo se perdió la primera) y dos goles en los dos últimos partidos ante Elche y Barcelona coronan esa transformación del paraguayo, que se marchó con su selección estos días.

Sanabria volvió de una cesión en el Genoa y apuntaba durante el mes de septiembre a tener las horas contadas en Heliópolis, donde no querían un nuevo préstamo después de año y medio en el país transalpino. Los italianos intentaron su contratación posterior pero sin acercarse nunca a las cantidades que pretendía el Betis y Pellegrini, que ya comenzaba a tenerle como favorito, se opuso a su marcha de manera rotunda.

LaLiga Santander

Clasificación PTS PG PE PP
6Cádiz 14 4 2 3
7Betis 12 4 0 5
8Barcelona 11 3 2 2
Clasificación completa
Próximos partidos
Athletic - Betis L-23/11 21:00
Betis - Eibar L-30/11 21:00
Osasuna - Betis D-06/12 17:00
Calendario

*Datos actualizados a fecha 11 de noviembre de 2020

Se trata de un ariete que, en dos tandas, costó alrededor de 14 millones de euros de la Roma. Llegó al Benito Villamarín en julio de 2016, hace ya más de cuatro temporadas, pero Sanabria sólo tiene 24 años a pesar de llevar tanto tiempo pululando por el panorama internacional. El Barcelona le incorporó a su fútbol base en 2011, con apenas 15 años, y tras dar vueltas por Italia y España (Sassuolo, Roma, Sporting de Gijón, Genoa, Betis...) quiere encontrar por fin su sitio definitivo.

Los dos tantos seguidos y la confianza, casi ciega, de Pellegrini por delante de Borja Iglesias y Loren Morón le abren otra puerta para intentar explotar las virtudes que le llevaron a ser una de las promesas atacantes de toda Sudamérica. Ahora tiene algunos condimentos para ello: la continuidad por parte de su entrenador y juventud, que no le falta.