REAL MADRID

Lunin arranca otra vez

El portero, que no juega desde julio ni con el Real Madrid ni con su selección, tiene esta noche una oportunidad, en el Polonia-Ucrania, de estrenarse.

A Andriy Lunin (21 años) le llega hoy, 114 días después de su último partido, una nueva oportunidad para jugar. Ni Zidane ni Shevchenko se la han dado de momento, lo que tiene al ucraniano sin competición desde su último servicio al Oviedo, el pasado 20 de julio. Es eso, por su edad y lo sucedido tras su fichaje, un codicionante grande para su proceso de evolución. A partir de aquel encuentro contra el Elche sólo ha podido moverse de los campos de entrenamiento a los banquillos, algo que cambiaría con su alineación a partir de las 20:45 horas en el Polonia-Ucrania.

Este amistoso tan intrascendente al ojo común se ha convertido en la cita más esperada por Lunin, el único futbolista de la primera plantilla del Real Madrid que no se ha estrenado en esta temporada. Los 14 minutos de Mariano en Mestalla dejan al '13' en el vagón de cola del equipo. En Polonia, aunque Shevchenko no es muy dado a rotar en la portería, puede llegar al fin su turno.

El Oviedo, la mejor experiencia de Lunin

En el Madrid, y eso lo sabía Lunin cuando acabando julio se le llamó para comunicarle que en la 2020-21 estaría con Zidane, Courtois es titularísimo. El vigente Zamora, incluso con alguna molestia física de por medio, lo ha jugado todo en las 11 jornadas disputadas entre Liga y Champions. Sin opciones en su club, al ucraniano le quedaba el consuelo de su selección, donde tampoco ha encontrado minutos en estos meses.

En septiembre fue suplente contra Suiza y España, mientras que en la ventana de octubre abandonó la concentración y regresó a Valdebebas después de un falso positivo en coronavirus. Aunque mantiene la calma y sigue trabajando duro, su situación actual recuerda por su escaso protagonismo a las cesiones fallidas en el Leganés y el Valladolid. Como todo portero, para su desarrollo necesita hacer portería... y no está ocurriendo. Eso sólo lo ha disfrutado en el Oviedo, donde registró un 30% de puertas a cero y exigió de media diez tiros para marcarle...