NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

REAL MADRID

Lucas Vázquez se reinventa

Acaba contrato en 2021, pero pelea para que se le renueve. Sus actuaciones en el lateral le han devuelto el favor de la crítica: de señalado a Lucasfú.

Actualizado a

En los despachos del Madrid daban a Lucas Vázquez este verano por más que amortizado, tanto futbolística como sentimentalmente. Cumplidos los 29 en julio, con contrato hasta 2021 y la necesidad de alimentar las cuentas por la crisis generada por la pandemia, era buen momento para su salida. Nunca, por lo que implica su figura de canterano y hombre de club, se le hubiera forzado a ello, pero sí era la preferencia. Zidane difería: quería que se quedase porque le gana su compromiso y su rendimiento. También su polivalencia en ciernes: la reconversión a lateral se entendía clave, algo que se ha demostrado con los meses.

Con los puestos de ataque hasta los topes (Asensio o Rodrygo le aventajan en la derecha), Lucas dio un paso atrás posicional para seguir adelante. Se planeó que en la 2020-21 se tirara de él en el lateral cuando fuera preciso y las necesidades no sólo llegaron, sino que se han acumulado. Sin Carvajal, Odriozola ni Nacho, e incluso con Militao con coronavirus, el cúmulo de infortunios en la zona trasladaron al '17' al once. En el Camp Nou se le abrió el camino y en él se mantiene firme. Inició en el Borussia Park, contra el Huesca y frente el Inter, destacando no sólo por su tradicional entrega, sino por añadirse rigor táctico y amplia presencia a lo largo del carril.

Lucas, tres titularidades seguidas por primera vez desde la 2018-19

Con ello ha remontado un partido que parecía tener perdido, el de la crítica, especialmente cruel en las redes sociales. Lucas ha pasado de blanco perfecto de las mofas a señalado como ejemplo de lo que sí, con diferentes ocurrencias en torno a su nombre para elogiar sus prestaciones. Ahora es Lucasfú Vázquez o Cafucas Vázquez. Y eso se empezó a cocinar en el Clásico del 24 de octubre. Entró en el 42' por Nacho, lesionado, lideró en anticipaciones (tres), redujo a Jordi Alba y luego a Dembélé, y le sirvió sendos goles a Ramos y Kroos, que no finalizaron. Superada con éxito la prueba de fuego, acumula tres titularidades, un logro que se le resistió en la 2019-20.

Con el Monchengladbach se soltó más en ataque: en busca de la igualada (2-0 caía el Madrid, que terminó 2-2), lideró en centros (nueve) y fue segundo en ocasiones creadas (tres), también en recuperaciones (seis). Lo peor, sus 19 balones perdidos. Ante el Huesca asistió en el 2-0, el tanto que tumbó al Huesca, y pidió el cambio por una sobrecarga. Se rehízo rápido, importantísimo porque la defensa andaba en cuadro para la peligrosa visita del Inter, y con los de Conte tampoco se arrugó. Transmitió seguridad, participó en todo el campo (83 toques, el que más) y nadie dio más centros (tres) ni creó más oportunidades (tres) que él. Así va Lucas, luciendo el traje de lateral como si se lo hubieran hecho a medida.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?