FÚTBOL INTERNACIONAL

El arrepentimiento de Wenger con Anelka

El ex entrenador del Arsenal ha reconocido que quizás se equivocó en no fichar de nuevo al delantero en 2008 cuando jugaba en el Bolton.

El arrepentimiento de Wenger con Anelka
Getty Images DIARIO AS

La carrera de Nicolas Anelka estuvo lejos de ser una trayectoria corriente. Tanto es así que este mismo año se estrenó un documental en Netflix llamado Anelka, el incomprendido, el cual repasa su peculiar recorrido futbolístico. Uno de los momentos más importantes de su carrera fue el invierno de 2008 cuando después de una experiencia en el Fenerbahçe y un año y medio con buenas sensaciones en el Bolton, tanto el Chelsea como el Arsenal se interesaron en sus servicios.

Los blues estaban buscando una pareja para Didier Drogba tras ver que Shevchenko no conseguía adaptarse al equipo y los gunners necesitaba reforzar su ataque debido a las lesiones de Van Persie y Eduardo. Finalmente, Anelka terminó fichando por el equipo de Stamford Bridge por 18 millones y ahora el entrenador Arsène Wenger ha reconocido en el podcast The Tuesday Club, que se equivocó al no luchar más su fichaje.

"Quizás fue una mala decisión. Él quería volver y quizás fue un error. Quise mandar una señal a los jugadores de que si te vas del club, no hay vuelta atrás. Sentí en que si lo hubiésemos hecho los jugadores se hubiesen planteado irse. No quería darles la sensación de que podían irse a cualquier sitio, probar suerte y si les iba mal volver al club", ha contado Wenger en The Tuesday Club.

Anelka dio el salto a la élite al fichar por el Arsenal desde el Paris Saint Germain con 18 años. A pesar de su joven edad, el francés tuvo un papel importante en la temporada 97-98 en la que los gunners consiguieron ganar la Premier League y la FA Cup. En el siguiente año fue nombrado por la PFA (Asociación de futbolistas profesionales) como el mejor jugador joven del año en Inglaterra, pero el Arsenal no consiguió revalidar ninguno de los dos títulos. En ese momento Anelka pidió el traspaso al Real Madrid, donde nunca llegó a triunfar, rompiendo sus lazos con el equipo londinense y con Arsène Wenger.

Fruto de ello el entrenador francés fue reticente a fichar de nuevo, ocho años después, al delantero aunque su rendimiento en el Chelsea, donde fue máximo goleador de la Premier en la temporada 08-09 y donde ganó una liga, una Champions, dos FA Cups y dos Community Shields, ha evidenciado el error del técnico. "Esas fueron mis razones para no ficharlo, pero en general debí haberlo hecho. Nicolas siguió marcando muchos goles en la Premier League y algo así nos podría haber ayudado", concluía Wenger.

Quizás con la vuelta de Anelka a la que fue su primera casa en Inglaterra, el Arsenal hubiese podido romper antes la sequía de títulos que tuvo de casi 10 años y que se terminó con la FA Cup de la temporada 2013-2014. Jamás se podrá saber, pero el reconocimiento del error por parte de Arsène Wenger invita a pensar en ello.