INGLATERRA

Romero no perdona al United

El argentino ha pasado a ser el cuarto portero y, ante las trabas veraniegas para salir, no perdonará un céntimo de su contrato en caso de que le planteen una rescisión del mismo.

Sergio Romero.
JON SUPER REUTERS

Sergio Romero vive en un limbo con el que no contaba meses atrás. El regreso de Dean Henderson le robaba el puesto de escudero de De Gea que tan fielmente había defendido a lo largo de los años. Sin embargo, el Manchester United le tenía guardada otra sorpresa: Lee Grant, veterano guardameta inglés de 37 años, era el tercer elegido por Solskjaer. Ello dejaba al argentino compuesto, sin minutos y sin inscripción para la Champions en curso. El Everton preguntó por él en verano, pero desde Old Trafford se descolgaron pidiendo más de 10 millones de euros para dejarle salir. Los Toffees se echaron atrás y ello no sentó al otrora internacional albiceleste.

Un haz de luz se abrió recientemente. Con el mercado de la MLS todavía abierto, el Inter Miami de David Beckham estaba en conversaciones con los Diablos Rojos por nuestro protagonista. Parecía que el acuerdo podía llegar a producirse, pero el reloj se quedó sin arena este viernes y no se concretó nada. Ahora, las opciones pasan por esperar a enero o a llegar a un acuerdo para rescindir el contrato que les une. Algo que, según el Daily Mail, no entra en los planes del ex de la Sampdoria o el AZ Alkmaar.

A pesar de ser el cuarto portero del equipo, el salario de Romero es potente y ronda los 115.000 euros semanales (100.000 libras), según desliza el medio británico. El de Bernardo de Irigoyen no está dispuesto, visto el trato recibido por parte del club, a hacerle favor alguno al United o a perdonar un céntimo de su contrato, por lo que todo apunta que permanecerá en el equipo hasta el mes de enero.

La confianza entre ambas partes comenzó a sufrir cuando, el curso pasado, Solskjaer optó por De Gea en lugar de nuestro protagonista, en las semifinales de la Europa League y la FA Cup, competiciones, hasta ese momento, reservadas para el segundo del español. La propia pareja del jugador utilizó las redes sociales para expresar su descontento por cómo manejó el conjunto mancuniano la situación para con su marido. Incluso sus compañeros se posicionaron a su lado ante lo sucedido. Sea como fuere, Romero sigue en un laberinto del cual tendrá que esperar unos meses para salir.