INTERNACIONAL

El triste final de Luc Nilis, el mejor compañero de Ronaldo que casi pierde la pierna

"Estuve en un lugar oscuro, en un profundo agujero negro", recuerda el belga con amargor la jugada que acabó prematuramente con su carrera.

Luc Nilis, Arnold Bruggink y Ruud van Nistelrooy.
FRED ERNST REUTERS

Hablar de Luc Nilis (Hasselt, Bélgica, 25 de mayo de 1967) es hacerlo en clave melancólica. Un enamorado del gol al que solo una retirada prematura pudo alejarle de él. Cuando se echa la vista atrás, el equipo holandés que florece en los noventa es el Ajax de Van Gaal, Kluivert y compañía. Pero es su eterno rival, el PSV, el club que nos ocupa. Y es que, en 1994 llegaron a Eindhoven dos delanteros. Uno era joven y el cielo era su límite: Ronaldo. Al otro le apodaban 'Lucky Luc', en referencia al famoso pistolero que parodiaba el lejano oeste en sus historietas, por su facilidad para estar en el momento adecuado en el lugar indicado para apretar el gatillo. Este es nuestro protagonista y su carrera sale a la superficie por el final de la misma.

Lesión fatídica

En la temporada 2000-01, un choque con Richard Wright, guardameta del Ipswich Town, suponía la rotura de la pierna de Nilis, recién fichado por el Aston Villa en la que era, a sus 33 años, su primera aventura en la Premier y fuera del calor del Benelux. La entrada, salvando las distancias, recuerda al episodio Pickford-Van Dijk que dejará en el dique seco al holandés el resto de la temporada y en 'The Athletic' han entrevistado a la leyenda del PSV. El calvario final, narrado por el propio protagonista, dibuja la cara más amarga de la élite.

"Estuve en un lugar oscuro, en un profundo agujero negro. Fue un trauma", comienza Nilis. El calvario vivido con la prematura retirada le llegó a costar su matrimonio. "No fue una ruptura complicada, pero, sí, llegó como consecuencia de la montaña rusa emocional en la que estuve inmerso. Cuando el fútbol me fue arrebatado, lo eché tanto de menos que caí en la oscuridad. Fue una tortura mental. Todos los días durante un largo período de tiempo", reconoce.

Ronaldo y Van Nistelrooy, sus parejas más letales

Nilis decidió dar el salto tras una carrera marcada por los éxitos en el calor del hogar. Primero masacró defensas en su Bélgica natal, con el Anderlecht (127 goles en ocho temporadas), para luego dar el salto mencionado al PSV. Allí se ganó la admiración de Ronaldo. "He jugado con grandes jugadores como Figo, Romario, Zidane, Rivaldo, Djorkaeff y Raúl, pero mi mejor pareja fue Nilis, con quien jugué en el PSV", llegó a decir 'O Fenomeno'. Dos años juntos fueron suficientes para ganarse el beneplácito de uno de los delanteros más grandes de la historia. Palabras mayores.

Ronaldo en su etapa con el PSV.

Sus últimos años en Eindhoven los pasaría con otro ilustre, Ruud Van Nistelrooy, con quien formó una dupla terrorífica, marcando en la liga holandesa 55 goles entre ambos en la 1998-99 y 48 en la siguiente. 24 y 19 de esos goles llevaron la firma de Nilis. Con una suerte de cualidades interminables, que incluía una precisión cirujana a balón parado, además de los 133 veces que obligó a sacar el balón de la portería rival en sus años en el PSV, regaló 53 asistencias, demostrando ser uno de los arietes más completos del continente.

Así le llegaría la oportunidad de la Premier, un último baile que acabó de forma prematura. "Me aislé mucho. Durante un largo período de tiempo, no quería recordar nada de ellos". Así se refiere en 'The Athletic' al Aston Villa. En los Villanos cayó de pie, con un gol fantástico al Chelsea en su debut, pero en su cuarto partido llegó el fatídico incidente con Wright. Un choque que acabaría con una carrera con unos coletazos finales que apuntaban gloriosos. El portero le visitó en el hospital, pero Nilis "no quería verle".

"Estuve a punto de perder la pierna"

"Tras la (segunda) operación, el doctor me dijo lo cerca que estuve de perder la pierna. Fue muy duro de asimilar. Poco a poco se llenarían los huecos, pero el daño ya estaba hecho", recuerda amargamente. Con el tiempo, la herida mental sanó y afirma no guardar rencor a un Wright que le visitó en repetidas ocasiones. "Estaba muy contento de que no le culpase. Todavía no lo hago", señala. La pierna estaba salvada, pero el fútbol profesional no. "Firmar los papeles para decir que no podía jugar más fue devastador", reconoce.

Luc Nilis en puja con Carboni en un partido de Champions de noviembre de 1999 entre PSV y Valencia.

Cuatro años le costó cerrar la herida mental mencionada. Cuatro años en los que su mejor amigo fue su psicoterapeuta: "Fue el hombre que me salvó, el que me dijo que me levantase de la cama cada mañana...". La depresión, si bien superada, le costó el matrimonio, como decíamos, aunque lo que le revitalizó por completo fue aquello de lo que le privaron, el fútbol. Fue entrenador asistente en el Kasimpasa turco, entrenador de delanteros en su PSV, formó parte del cuerpo técnico del VVV-Venlo y ahora ha vuelto a Turquía.

Apoyo a Pickford: "Fue un accidente"

El gran delantero que fue queda en la retina de los aficionados que le vieron y, quienes no tuvieran la suerte, vale la pena un paseo por YouTube. En lo que respecta a la lesión de Van Dijk, recuerda que fue "un accidente futbolístico" y que "el portero nunca quiere golpear su rodilla". Un Pickford que ha tenido que contratar guardaespaldas ante las amenazas recibidas tras el encontronazo seguro que agradece sus palabras. Este es un pequeño recuerdo de quién fue 'Lucky Luc' Nilis, el mejor compañero en la vida de Ronaldo.