ATLÉTICO DE MADRID

Este João Félix es otra historia

El portugués destapó todo su talento para derrotar al Salzburgo. Más allá del doblete, asumió la responsabilidad de dirigir el ataque desde el primer minuto al último.

João Félix celebra su gol al Salzburgo.
SERGIO PEREZ REUTERS

"Puro talento". Esa fue la frase elegida por el Atlético para anunciar el fichaje más caro de la historia del club en el verano de 2019 (127,2 millones). Un João Félix que había maravillado en su debut en primera con el Benfica (20 goles, 15 de ellos en liga) y que firmaba por el club rojiblanco como gran proyecto de futuro.

A sus 19 años, y tras una gran pretemporada, debutó en Liga con una jugada maradoniana para provocar un penalti contra el Getafe como muestra de una calidad impresionante. Sin embargo, esos detalles fueron apareciendo a cuentagotas. Destellos magníficos, pero sin una continuidad durante los partidos. Dos lesiones largas (de algo más de un mes) y la alternancia entre el once y el banquillo impidió ver una mejor versión de João Félix en su primera temporada de rojiblanco. Aunque ya avisó en el último partido del curso que estaba preparado para dar un paso adelante y asentarse como guía del fútbol ofensivo. Contra el Leipzig salió desde el banquillo y se echó el equipo a la espalda, consiguiendo el gol del empate con un penalti provocado con una jugada fantástica y siendo un foco para sus compañeros pese a acabar perdiendo. 

Una primera gran aparición en Champions (había marcado dos goles en fase de grupos contra el Lokomotiv) a la que subió la apuesta en la noche de ayer frente al Salzburgo. El Atlético necesitaba resarcirse de la derrota en la primera jornada de la competición y sumar de tres en casa para evitar complicaciones en la búsqueda de avanzar a los octavos. Y los austriacos no lo pusieron nada fácil, pero se encontraron con una figura colosal de João Félix. El portugués fue el líder que se espera que pueda llegar a ser y desde la primera jugada se ofreció para comandar el ataque colchonero. En la primera mitad dejó un remate de tijera al larguero (pudo ser uno de los goles del año), controles, regates, faltas provocadas en la frontal, desborde y un sinfín de recursos técnicos para un Atlético que llegó con continuidad a la meta rival. En la segunda se guardó lo mejor, dos tantos, más otra ocasión que se marchó por los pelos y de nuevo constantes apariciones con Correa como gran socio y un carácter de estrella en los minutos calientes.

Simeone remarcó al finalizar el partido que "probablemente sí que sea su partido más completo por la importancia del encuentro. Tuvo una regularidad durante los 90 minutos y nos alimenta más oportunidades en ataque. Yo no, todos queremos ver a este João. Tuvo regularidad y es fantástico. Cuando genera todo lo que ha generado hoy en compromiso, juego, dinámica, velocidad… seguirá creciendo y ojalá podamos ayudarlo. Con un gran João el equipo es más competitivo". Y es que el gran objetivo del Cholo es encontrar esa participación constante del portugués en los partidos. Ya inició la temporada con una versión fantástica ante el Granada, como canalizador del juego ofensivo del Atleti, también ante el Huesca y de nuevo pudo verse esa cara más regular en el partido contra el Salzburgo.

La piedra sobre la que edificar el ataque del Atlético

A sus 20 años (cumple 21 en noviembre), el Atlético espera que João Félix siga evolucionando para ser el líder del equipo en los próximos años. Encontrar esas apariciones con constancia y verle comprometido en todas las facetas del juego. Ante el Salzburgo se midió en 20 duelos con los zagueros rivales, el que más del equipo junto a Llorente (el portugués ganó el 65%). Además, recuperó seis balones y se le vio concienciado con su papel en todo momento. "La Champions es donde más me gusta jugar, en el campo se ve esa felicidad y así quiero seguir" declaraba João Félix tras su exhibición ante los austriacos.

Si el portugués consigue encontrar esa continuidad en su juego, será una joya enorme sobre la que asentar todo su proyecto. En lo que va de curso se le ha visto más cómodo, ha encontrado una posición ideal para influir en el juego del equipo tirado ligeramente a la banda izquierda y ya suma tres goles y dos asistencias. Para João Félix, todos los encuentros deberán ser de Champions, mostrar ese liderato y esa mentalidad ganadora que puso sobre el verde contra el Salzburgo, porque ante los austriacos volvió a dejar patente que talento le sobra.