REAL MADRID

Isco entra en la lista negra

A Zidane le sienta especialmente mal un desplante y la hemeroteca lo demuestra. Ceballos, James, Reguilón, Bale, Mariano... También pasaron por esa lista.

Las palabras de Isco (Benalmádena, 28 años) antes del Clásico no han sentado nada bien a Zidane. "Si me tiene que cambiar, me cambia en el 50' o en el 60' de partido. Si me tiene que meter, me mete en el 80", dijo en la grada del Camp Nou ante las risas de Marcelo y Modric. Una frase que, aunque fue dicha en un círculo privado, acabó siendo pública vía El Partidazo de Movistar. Zidane quiso quitarle hierro al asunto en rueda de prensa: "Él sólo quiere jugar...". Pero sólo unos segundos después soltaba la lengua para dejar entrever que la aparente tranquilidad no era total: "Los jugadores tienen que estar listos para cuando les toque. Siempre ha sido así. Luego soy yo el que decide". Y punto. Esas declaraciones meten a Isco en la lista de señalados de Zidane, donde entrar es un verdadero problema...

Ceballos

Fue el más contundente y más explícito: "El que tiene que explicar por qué no me da oportunidades es él. Yo trabajaba, intentaba ponérselo difícil, pero llega un momento en el que ves que es imposible. Marqué dos goles en Vitoria y al partido siguiente en Dortmund jugué un minuto. Uno. Cuando pasan las semanas y no te sientes importante, es más difícil. Hubo un momento en que di la temporada por perdida, estábamos a 15 puntos en Liga y sólo nos quedaba la Champions, pero yo no entraba en la dinámica. Tenía claro que si Zidane seguía, yo debía buscarme una salida".

Esas declaraciones fueron la temporada en que el técnico francés regresó al Real Madrid tras un periodo de inactividad. Ceballos, que ya de por sí estaba contando con pocos minutos, dio un paso más hacia atrás para perder peso siquiera en las rotaciones. Un tiempo después acabó haciendo las maletas para irse rumbo al Arsenal.

James

Durante un tiempo el debate fue James-Isco, Isco-James. Era una disputa sana por un puesto en la que, inevitablemente, debía haber un vencedor. Y ganó Isco, porque siempre fue más del agrado de Zidane. El problema es que James no sólo perdió la titularidad, también las oportunidades. Quedó relegado a la sombra del equipo, pasándose semanas fuera de los verdes e, incluso, de las convocatorias. No gustaba a Zidane y no tendría minutos. Este pasado verano se marchó traspasado al Everton de Ancelotti, con quien sí es titular y puede disfrutar del fútbol.

Bale

Sus desplantes son bien conocidos por toda la afición. Y acabaron por cansar hasta a uno de sus mayores defensores: Zidane. Sacó la bandera de "Wales. Golf. Madrid", caía continuamente lesionado, estaba apagado en los entrenamientos, frío con el público y aislado de sus compañeros. Pero aún con todo eso, Zidane seguía convocándole y dándole minutos. Llegó un momento que el francés se cansó y escribió su nombre en la lista de señalados, condenándole a tener que buscarse una salida este mercado. Su desplante antes del City, pidiendo no ir convocado al sentir que no jugaría, fue la gota que colmó el vaso. El hijo pródigo ha vuelto al Tottenham, pero en junio pisará otra vez Madrid...

Reguilón

Fue la gran revelación hace dos temporadas y un futbolista que levantaba al Bernabéu por su entrega. Madridista confeso e internacional con España... No valía para Zidane. Su caso tiene poca explicación, al francés se le metió entre ceja y ceja que no, que el puesto era para Mendy y Marcelo y no dio su brazo a torcer en ningún momento. Ni el mal momento del brasileño ni el excepcional del español le hicieron recapacitar. Ya estaba en la lista y no iba a cambiar. Este mercado veraniego se marchó traspasado al Tottenham con una opción de retorno. Pero mientras Zidane siga en el banquillo, es complicado que se efectúe.

Mariano

Hay un dato que lo resume todo: la pasada temporada tan sólo jugo 84 minutos. Ni un partido entero pudo disfrutar entre todas sus participaciones. Y aún así, marcó un gol, en el Clásico contra el Barcelona. No contaba para Zidane esta temporada y por ello pidió desde bien pronto que se le buscase un nuevo destino, pero las altas pretensiones económicas del jugador y su voluntad -enquistada- de seguir en el Madrid aún sabiendo que no tendría minutos, impidieron cualquier operación. Van a cumplirse dos meses desde que se operó de amigdalitis... Y apenas ha salido a hacer un par de entrenamientos con el grupo. Trabaja de manera individual y en silencio. Mucho tiene que complicarse la situación para que vuelva a escena. Es lo que tiene la lista de señalados de Zidane, que si entras, estás en un problema.