REAL MADRID

Modric y Lucas se reivindican a meses de acabar sus contratos

Fueron dos de las figuras destacadas del Madrid en el Camp Nou. La edad es el gran escollo del croata. El gallego puede haber encontrado la clave en un nuevo rol como lateral.

Modric y Lucas se abrazan con Ramos y Rodrygo tras el Barcelona-Real Madrid.
AFP

Dos futbolistas salieron especialmente señalados, positivamente, del triunfo del Real Madrid en el Clásico del Camp Nou ante el Barcelona: Modric y Lucas Vázquez. Y eso que ninguno de los dos fue titular. El croata entró mediada la segunda parte para dar tranquilidad al mediocampo blanco y acabó saliendo a hombros tras hacer el 1-3, en un gol de bellísima factura, don doble amago y golpeo con el exterior; y el gallego sustituyó al lesionado Nacho en el 42' y, en un rol de lateral derecho que cada vez le sienta mejor, firmó una segunda parte estupenda, atando en corto a Alba y a Dembele cuando el francés salió y, además, participando mucho en ataque. Le sirvió dos goles hechos a Kroos y Ramos que Neto evitó.

La cuestión es que son dos de los jugadores cuyos contratos finalizan el próximo junio de 2021 (el otro es Ramos). La idea del club no pasaba por plantear renovaciones en ambos casos, por distintos motivos, pero los dos están haciendo méritos para que cambie de idea. El contrato de Modric se extendía originalmente hasta 2020, pero la consecución del Balón de Oro 2018 activó una cláusula automática que extendía su contrato un curso más, hasta 2021. 

Modric: menos es más

El balcánico, a sus 35 años, se acerca al ocaso de su carrera, pero contrariamente a lo que se podría esperar está dando un nivel más que decente. La temporada pasada Zidane redujo sustancialmente sus esfuerzos (pasó de 3.565 minutos en la 2018-19 a 2.628' en la 2019-20) y el croata encontró su mejor nivel, además de firmar su curso más goleador como madridista (cinco dianas). El inicio de la campaña 2020-21 tiene el mismo color, con Zidane preservando su físico (fue suplente en el Clásico por tercera vez seguida) y él brillando cuando le llega el momento.

Incluso en los momentos más oscuros, como en la derrota ante el Shakhtar en Champions; Modric firmó una primera parte muy pobre, como todos en el Madrid, pero abrió el camino de intentar la remontada con un zapatazo desde la frontal que acabó en la escuadra. En una entrevista con la revista FourFourTwo, el de Zadar no se plantea retirarse del primer nivel: "Yo me encuentro bien y quiero seguir jugando al fútbol unos años más. ¿Dónde? Ya veremos. Me sentaré con la directiva y buscaremos una solución adecuada para todos. Llevo aquí ocho temporadas, ocho magníficas temporadas y he forjado una relación buenísima con todas las personas del club. Pase lo que pase, no habrá ningún problema".

El Real Madrid ha recuperado este curso a un perfil muy parecido al de Modric como es Odegaard, tras varias cesiones en las que el noruego ha ido ganando en confianza y mejorando su nivel. El Madrid espera de este año como el de la transición definitiva entre uno y otro, con todo lo bueno que puede ser para Odegaard compartir vestuario durante un año con un futbolista como Modric. Sin embargo, el buen momento de juego del croata puede propiciar un entendimiento entre club y jugador para seguir juntos un año más. El sueldo es el punto clave: Modric está entre los mejor pagados de la plantilla, con un salario por encima de los diez millones de euros limpios por curso.

Lucas, un futuro como lateral

Lucas Vázquez, por su parte, tenía asumido que esta pintaba como su última temporada en el Madrid. A sus 29 años, finaliza contrato y la enorme competencia en el ataque le cerraba la puerta a más minutos. No en vano, el club no ha hecho más que fichar jugadores de su perfil en los últimos años: Vinicius, Hazard, Rodrygo... Sin embargo, su buen manejo del lateral derecho en el Clásico, que ya había mostrado en otras ocasiones, podría dar un vuelco a la situación.

Carvajal es el hombre fuerte de Zidane en el carril diestro, tanto que Achraf lo vio claro y se marchó traspasado al Inter de Milán. Odriozola es el suplente en ese puesto, pero al marsellés no le llena el ojo en absoluto, lo que quedó claro cuando dio su visto bueno a que se fuese cedido al Bayern en enero, pese al riesgo de quedarse con sólo un lateral puro en la plantilla. Lo hacía Zidane sabiendo que para las urgencias podía contar con Nacho y con Lucas. Si el de Curtis confirma sus buenas sensaciones como defensa, puede tener un futuro de blanco como comodín de la plantilla, un jugador capaz de combinar la línea defensiva y la ofensiva según las necesidades del equipo. Empezando por el partido ante el Borussia Mönchengladbach de este martes.