REAL MADRID

Se abre un hueco para Lucas

El gallego suplió al lesionado Nacho en el Camp Nou y brilló en el segundo tiempo. Sin Carvajal ni Odriozola, también baja, el martes apunta al once ante el Gladbach.

Lucas Vázquez está decidido a hacerse sitio en este Real Madrid, aunque eso implique echarse 30 metros para atrás y renunciar a los placeres del ataque en favor del rigor defensivo. En el Camp Nou, el gallego empezó como solución de emergencia de Zidane para el lateral derecho y acabó encumbrado como una verdadera alternativa para el puesto, más ahora que las lesiones se ceban con esa parcela del once blanco. 

Y eso que no fue la primera opción para Zizou. El entrenador, ante las bajas de Carvajal y Odriozola, los dos laterales derechos naturales, hizo lo esperado y eligió a Nacho para el puesto. El central reconvertido participó en la jugada del 0-1, con un buen balón filtrado para Benzema, aunque sufrió de lo lindo para contener a Jordi Alba y vio la amarilla en el 36’. Llegó al encuentro con alguna molestia en el muslo derecho que en el tramo final del primer tiempo se hizo mucho más patente, lo que forzó a Zidane a menear el árbol para evitar que Nacho terminase superado, expulsado o ambas cosas. En el 42’, le cedió el sitio a Lucas Vázquez.

Brillante en el Camp Nou

Su segunda parte fue antológica: 25 pases buenos de 28 en total (89%), 14 de 15 en territorio del Barcelona (93%), cinco de diez duelos ganados, siete pérdidas, cuatro recuperaciones y, sobre todo, dos asistencias que no terminaron como asistencias de gol gracias a Neto. En acciones prácticamente consecutivas, primero Lucas Vázquez le sirvió un balón raso a Kroos para que hiciese el 1-3, pero el portero culé le negó por dos veces el tanto al alemán; y luego puso un centro medido al segundo palo donde Ramos remachó con la zurda, topándose de nuevo con Neto. Dos acciones de primer nivel en las que el de Curtis demostró que puede combinar la rigurosidad táctica y cierta fantasía ofensiva. El mejor descubrimiento en el mejor momento para Zinedine Zidane.

Lucas Vázquez y Sergio Ramos.

Lucas Vázquez y Sergio Ramos.

Sin apenas tiempo para celebrar, el Madrid se marcha el lunes a Alemania para medirse el martes con el Borussia Mönchengladbach, en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League. Pese a ser sólo el segundo partido, ya anda el Madrid con urgencias tras la derrota en casa ante el Shakhtar Donetsk en la primera jornada (2-3); pese a ser a domicilio y además, en Alemania (territorio históricamente complicado para los blancos), el Madrid está obligado a ganar para sumar sus tres primeros puntos. La lesión de Nacho en el Clásico complicaba a priori la tarea, pero el duelo del Camp Nou ha descubierto a Lucas Vázquez como una opción más que competente para partir de inicio el martes.

Competencia en el ataque

Lucas se quedó en el Real Madrid este verano pese a ser consciente de que sus opciones de jugar regularmente no eran demasiadas ante la enorme competencia en el ataque blanco: Odegaard, Isco, Asensio, Rodrygo, Vinicius, Hazard, Benzema, Jovic… Entre esos jugadores hay fichajes recientes por valor de más de 200 millones de euros, toda una señal para el gallego. Pero el tramo final del curso pasado ya anticipó la idea que pululaba por la cabeza de Zizou: Vázquez actuó como el lateral titular en dos de las últimas cuatro jornadas, ante el Alavés (2-0) y el Leganés (2-2). Ya lo había hecho ocasionalmente en el pasado: Benítez ya le situó un par de veces en ese puesto en la 2015-16 (entre otros sitios, en el famoso 1-3 de Cádiz que acabó con el Madrid descalificado de la Copa); también Zidane tiró de él como lateral en la 2017-18, en partidos de peso ante Bayern y Barça para atar resultados en la segunda parte.

La tesitura ahora es diferente, Lucas Vázquez es la primera opción de Zidane para el lateral derecho en casa del Gladbach. La otra sería Eder Militao, pero Zidane ya dejó claro en el tramo final de la temporada 2019-20 que quiere al brasileño sólo en el eje de la zaga. La visita del Madrid al Betis del curso pasado (último partido antes del confinamiento por el coronavirus) acabó en derrota por 1-2 de los blancos con Militao en el carril derecho; desde entonces, el técnico marsellés no ha vuelto a alinearle ahí, pese a que en el Oporto se especializó para poder dar entrada a Pepe en el once como central.