BARCELONA

Piqué pulveriza a Bartomeu

En una entrevista en La Vanguardia, le ataca por el Barçagate y por la gestión del caso Messi: "Le pedí a Leo que aguantara, el Camp Nou debe llevar su nombre".

Gerard Piqué (33 años)

Piqué volvió a incendiar en vísperas de un Clásico. Después de un verano desaparecido en la esfera pública tras el 2-8, sin actividad en las redes sociales y con un silencio atronador en el caso Messi, el central ha concedido una entrevista a La Vanguardia en la que, con ese discurso atrevido y en ocasiones contradictorio, es capaz de decir que "mi relación con el presidente puede ser cordial" para después pulverizar a Josep Maria Bartomeu. "Es una barbaridad que el club se haya gastado dinero en criticarnos", dispara por el Barçagate, en el que el club contrató una empresa que creó cuentas en redes sociales para criticar a leyendas del club. Piqué también señala directamente a Jaume Masferrer, asesor de la presidencia e ideólogo de ese Barçagate: "Todavía está trabajando en el club y eso es muy doloroso").

Pero Piqué tiene para mucho más. Dispara contra el club por su gestión de la rebaja salarial ("las formas del club han sido muy malas, estamos en total desacuerdo"). Eso sí, dice que ha llegado a un acuerdo para renovar porque "el Barça me lo ha dado todo, así que me he puesto a su disposición").

También ataca a Bartomeu por la destitución de Ernesto Valverde ("no me pareció coherente echar al entrenador a mitad de temporada yendo líder y habiendo ganado las dos anteriores"). Y también habla de la tormenta del verano, el burofax de Messi. También ataca al club por su manera de tratar el asunto: "Le pedí a Leo que aguantará, el Camp Nou debe llevar su nombre. Messi se lo merece todo". Eso sí, admite que estuvo lejos de él esos días: "No tuve mucho contacto con él esos días, era un tema muy personal. Recuerdo que le mandé un mensaje diciendo: Es un año y luego viene gente nueva. Un jugador que lleva 16 años en el club. Estás obligado a llegar a un acuerdo con él. ¿Como puede ser que el mejor jugador de la historia se levante un día y envíe un burofax porque siente que no le están escucando. Es demasiado chocante. El estadio nuevo debe llevar su nombre y luego el del patrocinador". Piqué continúa despachándose en la entrevista: "Me sorprende que gente como Guardiola, Xavi, Puyol o Valdés no estén en el club. Los tienes que mantener siempre, forman parte de la historia".

La penúltima joya de Piqué tiene que ver con el poder del vestuario. Así lo justifica el central catalán: "Si en algún momento los jugadores hemos tenido ese poder es porque otras personas no han querido ejercerlo". Piqué se despide diciendo que es "moderadamente optimista" para el Clásico contra el Madrid.