FC BARCELONA

Las razones de Koeman para preocuparse por Messi

El astro argentino, desde que se reanudara el fútbol tras la pandemia, ha bajado considerablemente su participación goleadora con el Barcelona.

Leo Messi no está en su mejor momento. Es evidente que, desde que se reanudara el confinamiento, el argentino no es el jugador tan decisivo que ha sido siempre. El propio Koeman, tras la derrota ante el Getafe y antes de debutar en Champions, fue preguntado sobre ello y su respuesta fue clara: “Leo puede rendir más”. Y no es una cuestión de ganas, porque el argentino, en palabras de su entrenador, “está feliz y quiere jugar”.

¿Tiene motivos para decir esto Koeman? Pues, teniendo en cuenta las estadísticas del astro argentino, sí. Tras la pandemia que tuvo parado el fútbol más de 3 meses, el Barcelona ha visto cómo la participación anotadora de Messi ha descendido. Desde que visitaran al Mallorca el 13 de junio en la reanudación del fútbol, el conjunto culé ha disputado 17 partidos, de los cuales solo han conseguido ganar 10, cayendo derrotados ante Osasuna, Bayern de Múnich y, más recientemente, Getafe.

En otros tiempos, un bajón tan acusado del Barcelona a nivel colectivo como el de los últimos meses solía ir acompañado de un Messi que se echaba el equipo a las espaldas y brillaba como nunca para levantar a su equipo de la lona. Pero, desde que el coronavirus llegara para trastocar la vida del planeta entero, el argentino se ha vuelto más mortal que nunca.

En esos 17 partidos, en los cuales ha disputado todos los minutos, el rosarino solo ha anotado 8 goles y solo ha conseguido un doblete. Lo más alarmante de este dato es que solo la mitad, cuatro, han sido de jugada. Un dato demoledor e impensable en otros tiempos. Desde el confinamiento, Messi promedia un gol de jugada cada cuatro partidos. El rendimiento del equipo no acompaña y el argentino no está siendo capaz de sobreponerse a ello. Sumando las 9 asistencias que ha dado en este tiempo, participa en un gol por partido. Por el camino han tenido lugar la pérdida del título liguero y la humillación ante el Bayern.

Comparando con los 17 encuentros previos al parón del fútbol, Messi fue capaz de anotar 13 goles en el mismo número de partidos. Y solo uno de ellos no fue de jugada, ante la Real Sociedad, precisamente el último que se disputó antes del estado de alarma. Además, consiguió un hattrick ante el Mallorca y endosó 4 goles al Eibar. Su número de asistencias fue prácticamente el mismo, con 8.

Con Koeman, peor aún

Eso sí, solo cuatro de esos partidos han sido con Ronald Koeman a los mandos de la nave azulgrana. Pero con el holandés, los datos de Messi son igual de desesperanzadores. En los cuatro partidos que ha disputado en este inicio liguero, el atacante solo ha anotado un gol. De penalti, ante el Villarreal en la primera jornada. Y aún no ha dado ninguna asistencia. En los cuatro primeros partidos ligueros que el argentino disputó completos la pasada temporada (comenzó la Liga lesionado) marcó 5 goles y repartió 3 asistencias.

Podría pensarse que su bajón solo ha sido a nivel de participación goleadora. Pero nada más lejos de la realidad. En este inicio de temporada, Messi ha empeorado en prácticamente todos los registros. El argentino tira menos (3,5 tiros por partido la pasada temporada frente a 3 en este inicio, según datos de Sofascore), entra menos en contacto con el balón (87,4 toques por partido frente a 80,3) y da menos pases clave (2,7 por partido frente a 1,5).

En estos primeros 4 encuentros, Messi solo ha sido capaz de generar una gran ocasión. Extrapolando este dato a una liga entera, terminaría el campeonato con 9 grandes oportunidades creadas. La pasada campaña la finalizó con 36 en 33 partidos, teniendo en cuenta solo su participación en Liga. Por último, la ‘Pulga’ está consiguiendo muchos menos regates (5,5 regates completados por encuentro frente a 2,8) y pierde más duelos individuales (8,6 duelos ganados por encuentro frente a 6,3).

El FC Barcelona necesita que su estrella se reencuentre con su mejor versión. Tras conseguir abortar su salida del club blaugrana, ahora urge al equipo ayudar al astro argentino a volver a brillar. Con los duelos ante Real Madrid y Juventus a la vuelta de la esquina, Koeman necesita despertar a la ‘bestia’. Tras un inicio preocupante, aún no es tarde para volver a ver su mejor versión.