SELECCIÓN

Fran García: "Sé que me ven y que confían en mí en el Madrid"

El lateral del Madrid ha ido por primera vez con la Sub-21 y brilla en su cesión en el Rayo: "Desde el primer día supe que acerté eligiendo el Rayo, sueño con el ascenso".

Fran García: "Sé que me ven y que confían en mí en el Madrid"
Sefutbol

Fran García (Bolaños de Calatrava, 1999) es una de las sensaciones de la temporada en Segunda. Cedido por el Madrid en el Rayo, ha brillado: dio dos asistencias en sus dos primeros partidos. Ese buen rendimiento le ha servido para ir por primera vez a la Sub-21 (había sido internacional Sub-19 y Sub-17). El lateral izquierdo atiende a AS para explicar su actual momento en el Rayo, en La Rojita y su posible regreso al Madrid en el futuro (ya debutó en Copa del Rey con el primer equipo). 


¿Cómo se encuentra después de su primera convocatoria con la Sub-21?

Muy feliz de volver a estar aquí. Conozco a muchos de mis compañeros de mi etapa en la Sub-19 y Sub-17. También al seleccionador, al que estoy muy agradecido porque siempre ha confiado en mí. Es un paso más en mi carrera que afronto con ilusión.

La clasificación está casi conseguida…

La tenemos muy cerca, pero en el fútbol hasta que matemáticamente no esté hecha no puedes relajarte. Cada vez queda menos para esa Eurocopa que tanto nos ilusiona, donde si nos clasificamos defenderemos título, y quiero exprimir cada minuto con esta camiseta para demostrarle al míster que merezco estar aquí.

La última vez que estuvo con España, en Sub-19, se lesionó el hombro. ¿Aquello ya es historia?

Sí, totalmente. Es cierto que en el pasado el hombro me dio mucha guerra, pero después de la última operación es un asunto olvidado. No he vuelto a tener problemas ni molestias, siento mucha confianza y por suerte llevo más de un año con regularidad y sin lesiones.

Comenzó como extremo pero lleva ya años de lateral. ¿Dónde está más cómodo?

Siempre digo que lo importante es jugar, estar en el campo. ¡Hasta de portero si hace falta! Pero donde más cómodo estoy es de lateral. Es donde más puedo explotar mis virtudes, porque tengo espacio y recorrido para subir. Cuando pasé a jugar de lateral, tras toda la vida jugando como extremo, me costó asimilar algunos conceptos defensivos. Es algo que he corregido con el paso de los años y creo que ahora también soy fuerte defensivamente. No soy yo quien debo juzgar mi juego, para eso están los técnicos, aunque creo que he mejorado mucho en ese aspecto.

Su rendimiento en el Rayo ha sido sobresaliente desde el primer día. ¿Esperaba adaptarse tan rápido a un nuevo equipo y una nueva categoría?

Es cierto que los cambios siempre crean incertidumbre, pero siempre he tenido mucha confianza en mis posibilidades. Tanto Iraola como los compañeros me acogieron fenomenal desde el minuto uno y eso me ayudó para dar mi mejor versión en el campo. Tuve la fortuna de empezar con dos asistencias en los dos primeros partidos, además llevamos tres victorias en cuatro encuentros. Eso te carga de confianza. Es un premio al trabajo que he realizado en estos últimos meses. Han sido muchos momentos de entrenar solo, sin saber cuándo se iba a volver a jugar. Y ahora recojo los frutos a todo ese esfuerzo.

¿Por qué elige el Rayo?

Por la confianza que mostró en mí. Fui su primera opción desde el primer momento. Había más clubes interesados, algunos de Primera, pero mi prioridad era encontrar un proyecto donde creyeran en mí. Para mí también era importante seguir viviendo en Madrid. Abandonaba el Madrid, que es mi casa, después de muchos años, y quería encontrar un sitio donde seguir sintiéndome en casa. Desde el primer día supe que había acertado. Soy joven, tengo 21 años, y claro que mi objetivo es jugar en Primera en el futuro. Pero estoy en el sitio en el que quiero estar y para cumplir ese objetivo de jugar en la máxima categoría qué mejor manera que conseguir el ascenso con el Rayo, sería un sueño.

De momento van por buen camino…

Sí, pero es muy pronto. Por supuesto que nuestro objetivo es devolver al Rayo a Primera, que es el sitio en el que merece estar. Pero es una categoría muy exigente. Si un día das el 99%, te gana cualquier equipo. Sólo dando el 100% en cada partido podremos llegar a final de temporada en esos puestos de arriba.

¿Y volver al Madrid?

El Madrid es mi casa, el club de mi corazón. Mi objetivo es jugar allí algún día. Sé que confían en mí, que me ven en cada partido y eso motiva para hacer las cosas aún mejor. Aunque ahora estoy centrado en el Rayo. Si pensara en hacer un buen partido para que me vean en el Madrid me estaría equivocando. Pienso en hacer un buen partido para darle los tres puntos al Rayo, eso es lo importante ahora.

Marcelo, Mendy, Reguilón… La competencia es fuerte.

¡Uf! Es que me estás nombrando a jugadores de talla mundial. Eso es el Real Madrid: los mejores jugadores del mundo en cada puesto. Para mí ellos son referentes, me fijo en ellos y trato de ver cosas en cada partido para llegar a ese nivel en unos años. Por eso debo trabajar cada día. La exigencia es máxima y si algún día quiero volver debo convertirme en uno de los mejores en mi puesto. Paso a paso, como siempre he hecho en mi carrera.

Hábleme de Marcelo.

¡Qué puedo decir! Siempre ha sido un referente. Y después de conocerle en persona, aún más. Es un ejemplo para todos los jóvenes. Siempre que he ido con el primer equipo me ha aconsejado, me ha cuidado. El trato que tuvo conmigo fue espectacular. Sigue siendo uno de los mejores laterales del mundo y seguro que lo va a demostrar esta temporada.

¿Cómo han sido sus experiencias con el primer equipo?

Si le soy sincero la primera vez impresiona. Llegas nervioso, tímido… Pero tardas un minuto en sentirte uno más. Sergio Ramos, Marcelo, Asensio, Benzema… Es increíble cómo te acogen para que estés con confianza. Subía como un chico de cantera, con ganas de disfrutar, aprender. Y con la ilusión de estar ahí algún día.

¿Y con Zidane qué tal?

Muy bien. Te da mucha confianza, te dice que hagas lo que sabes, sin presión. Cuando te habla te das cuenta de que te conoce, sabe cómo juegas… Está muy pendiente de la cantera y eso te da confianza. Te quitas esa presión y te dedicas simplemente a hacer lo que sabes, que es jugar al fútbol. Ves que todo el trabajo diario tiene recompensa, que están pendiente de ti desde arriba y eso es un plus para seguir trabajando.

Por último… Un objetivo para esta temporada.

¿Uno solo? ¡No podría! Me quedo con tres: ascenso, Eurocopa Sub-21 y Juegos Olímpicos (risas). Siempre hay que querer más, así que ahora mismo esos son mis objetivos. Si consigo hacer una buena temporada con mi club tendré opciones de que De la Fuente siga contando conmigo, así que para conseguirlos tengo claro que lo importante es el trabajo diario. Es en lo que pienso ahora.