BETIS - REAL MADRID

Pellegrini, un buen técnico... víctima del Alcorconazo

Sus 96 puntos en Liga, récord en la historia del club blanco hasta ese año (2010), no bastaron por culpa del histórico y recordado KO en la Copa del Rey.

Pellegrini, un buen técnico... víctima del Alcorconazo
HELIOS DE LA RUBIA DIARIO AS

Manuel Pellegrini, hoy rival blanco, aterrizó en el banquillo del Bernabéu en 2009. Fue el primer entrenador de la segunda etapa de Florentino Pérez como Presidente. Se lo aconsejó personalmente Jorge Valdano, que valoró su excelente trabajo en el Villarreal, donde casi consigue meter al Submarino en la final de la Champions (Riquelme erró un penalti ante el Arsenal que lo hubiese permitido).

El chileno afrontó el reto de ser el primer técnico en el Madrid que tuvo Cristiano Ronaldo, fichado ese mismo verano por 94 millones de euros. Pellegrini trazó un sistema para acelerar la adaptación del crack portugués, con Raúl de enganche, Kaká a un costado e Higuaín (o en su defecto el recién fichado Benzema) en la punta. Todo fue bien hasta que Diawara, en un Madrid-Marsella de Copa de Europa, lesionó de gravedad a Cristiano, que estuvo dos meses de baja. Un palo. El equipo acusó mucho su baja y empezaron las dudas.

Lo peor llegaría con la eliminatoria de Copa ante el Alcorcón. En la ida de Santo Domingo, Pellegrini tiró de suplentes, pero también había titulares. Un once con muchos internacionales: Dudek; Arbeloa, Albiol, Metzelder, Drenthe; Diarra, Guti, Van der Vaart, Granero; Raúl y Benzema. Pese a eso se llevaron un 4-0 que no pudo ser remontado en la vuelta ante un Bernabéu abarrotado.

El 'Alcorconazo' fue la tumba del chileno, que en Liga seguía mostrándose firme y con una regularidad admirable. De hecho, el equipo acabó con 96 puntos y con 31 victorias en los 38 partidos jugados. La mejor Liga jamás disputada por el Madrid en su historia hasta esa fecha. Pero el Barça de Guardiola fue un pelín mejor (99 puntos) y esa fue su sentencia definitiva. Pellegrini sólo duró un año, pero fue un caballero y siempre dejó el recuerdo de un técnico que intentó que el Madrid jugase un buen fútbol.