BARCELONA

Umtiti sale a entrenar 85 días después

El central francés saltó al campo para ejercitarse en solitario, abriendo las puertas de la esperanza al club para poderlo traspasar o ceder antes del 5 de octubre.

Umtiti, en un partido del Barcelona.
Tim Clayton - Corbis Corbis via Getty Images

La situación de Samuel Umtiti dentro de la plantilla es tan enigmática como paradójica. El central francés lleva desaparecido de los entrenamientos desde el 2 de julio, día en que decidió, junto a los servicios médicos, iniciar un nuevo tratamiento conservador con células madre para solucionar sus molestias en la rodilla izquierda. Después de tres meses, el internacional ha dado un paso adelante: este viernes saltó al campo para ejercitarse junto a un recuperador. Fue un pequeño paso, pero muy importante para un jugador que lleva dos años viviendo un auténtico calvario por una lesión crónica degenerativa del cartílago de la rodilla izquierda.

Ahora mismo nadie en el club se marca una fecha para su regreso, pero se consideraría un éxito absoluto si el jugador se recupera antes del 5 de octubre y su estado le puede permitir entrar en alguna operación de traspaso o cesión de cara a esta temporada, ya que no cuenta en ningún caso en los planes de Ronald Koeman.

Durante estos 85 días, Umtiti ha tenido además que superar el mal trago del coronavirus, teniendo que estar confinado en su domicilio durante catorce días. Este contratiempo fue una nueva piedra en el camino para su recuperación, ya que le obligó a frenar en seco su rehabilitación.

Por cierto, el francés no las tiene todas consigo con los servicios médicos del Barcelona. Y es que si en su día ya desoyó a los galenos blaugrana sobre la necesidad de pasar por el quirófano, marchándose al centro Aspetar de Doha para seguir con su recuperación, ahora ha contratado los servicios de un fisioterapeuta externo al club para completar el trabajo de recuperación. Por lo visto en los últimos días -el francés publicó el jueves en las redes sociales una imagen suya trabajando en el gimnasio de su casa-, las sensaciones empiezan a ser positivas y el jugador ya ve la luz en el túnel.