REAL VALLADOLID

Los cinco cambios, una opción a la que Sergio no siempre recurre

El técnico del Real Valladolid no agotó las sustituciones en más de la mitad de ocasiones desde que la nueva norma está vigente.

Los cinco cambios, una opción a la que Sergio no siempre recurre
CRISTINA QUICLER AFP

Las bases de la competición de la Liga recién comenzada incluyeron dos normas a la que los clubes solicitaron dar continuidad, después de que se instaurara durante el periodo post-confinamiento de la pasada temporada. Por un lado, se apostó por mantener las convocatorias de hasta 23 jugadores y, por otro, por seguir permitiendo que los entrenadores pudieran hacer hasta cinco cambios. Como sucedía con los tres, se trata de una opción, y no de una obligación. Y así lo entiende Sergio González, entrenador del Real Valladolid, a tenor de los hechos.

Desde que la normativa de urgencia habilitó esta posibilidad, ahora asentada, el técnico del Real Valladolid ha agotado las sustituciones en seis de las 13 oportunidades que ha tenido de realizar hasta cinco: cinco veces en el tramo final de la pasada campaña y el pasado domingo, ante el Real Betis en el Benito Villamarín. De todas estas, sin embargo, tres han sido de manera obligada por la lesión de alguno de sus futbolistas: contra el Barcelona en Zorrilla, por los problemas musculares de Carnero, contra el Atlético de Madrid en el Metropolitano, donde Matheus Fernandes fue el afectado, y en el feudo bético, donde cayeron Moyano y Joaquín.

Este contratiempo hará que ambos futbolistas se pierdan las próximas jornadas y provocó, a su vez, que se viera uno de los cambios más tempraneros de la 'era Sergio', aunque no el más madrugador, puesto que este se produjo precisamente contra el Betis y precisamente en el Villamarín: fue en el 1-2 del pasado curso, cuando Sandro duró únicamente 11 minutos sobre el césped debido a la primera de sus innumerables lesiones, por lo tanto, dos más de los que tardó Moyano en sufrir sus problemas físicos.

Junto a esta circunstancia, se dio otra curiosa, y es que el técnico blanquivioleta introdujo por segunda vez de una tacada tres cambios, los que hizo al descanso, dando entrada a Kike Pérez, Pablo Hervías y Shon Weissman por Míchel, Óscar Plano y Waldo. Anteriormente, ya lo había hecho en la misma ciudad, aunque contra un rival distinto: contra el Sevilla, la pasada temporada, metió a Kike Pérez, Óscar Plano y Enes Ünal en el lugar de Míchel, Hervías y Miguel. De nuevo motivado por las lesiones, agotó las sustituciones antes de lo que suele ser habitual: en el minuto 60, al cambiar al lesionado Joaquín por Javi Sánchez.

Sin embargo, se da una curiosa circunstancia, y es que no es su último cambio más madrugador: este se prudujo en la jornada 33 de la Liga 2018-19, en casa del Alavés, nada menos que a la media hora. Waldo entró por Keko, lesionado, a los 23 minutos, y Míchel hizo lo propio a los 30 por Borja Fernández. Con una última baja en la recámara, Sergio González decidió no gastarla, dejando el equipo intacto en la hora de juego restante.