COPA LIBERTADORES

El coronavirus y un volcán amenazan el Barcelona-Flamengo

El duelo de Copa Libertadores está en duda por el brote de COVID-19 en el conjunto brasileño y por la lluvia de ceniza provocada por el volcán Sangay en Ecuador.

El coronavirus y un volcán amenazan el Barcelona-Flamengo

El Barcelona - Flamengo de la fecha 4 de la Copa Libertadores está en peligro. Los ocho positivos por coronavirus detectados en la delegación brasileña en Ecuador, seis de ellos futbolistas, han hecho saltar las alarmas de la competición más importante de Sudamérica, que había regresado tras la pandemia sin sobresaltos. Mauricio Isla, Filipe Luis, Diego Ribas, Bruno Henrique, Michael y Matheuzinho serían los jugadores contagiados, que se encuentran aislados del resto de compañeros. Además, en la contraprueba realizada en el día de hoy, se habría descubierto que Vitinho también tiene COVID-19, por lo que ya serían siete los jugadores afectados por la pandemia.

A estas siete bajas habría que sumar las de los lesionados Diego Alves, Gabigol y Joao Lucas, y la de Gustavo Henrique, suspendido por acumulación de tarjetas. El Mengao, que viene de ser goleado por Independiente del Valle, sería el primer interesado en no disputar este partido. Sin embargo, desde el club insisten en disputarlo. 

Los jugadores de Barcelona SC han dado negativo en las pruebas a las que se han sometido tras conocerse los positivos de Flamengo, pero desde el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Cantonal de Guayaquil apuntan a que el riesgo sanitario sigue siendo alto porque el periodo de incubación de la enfermedad es de hasta 14 días. Las autoridades sanitarias de Ecuador ya han elevado su queja a la CONMEBOL y esperan poder evitar la disputa del partido y que se postergue para más adelante.

Independiente del Valle, en alerta

Además de los jugadores de Barcelona de Guayaquil, otros que están muy pendientes de la evolución del brote de coronavirus de Flamengo es Independiente del Valle. El conjunto dirigido por el español Miguel Ángel Ramírez goleó a los de Domènec Torrent el pasado jueves por la fecha 3 de la Copa Libertadores y, a pesar de que todo el plantel ha dado negativo en las pruebas de estos últimos días, en Sangolquí seguirán alerta durante las próximas semanas por si se detecta algún caso derivado del contacto con los jugadores del club brasileño.

Un volcán en erupción, la otra amenaza

A la amenaza del coronavirus se suma la del volcán Sangay, situado en el centro de Ecuador, que ha causado una lluvia de ceniza que está llegando incluso a la costa. Esta niebla, muy desagradable para el desempeño de la vida cotidiana, está afectando en gran medida a la ciudad de Guayaquil, que lleva varios días sufriendo las consecuencias del incremento de la actividad eruptiva del volcán. Sangay se reactivó en mayo de 2019 y cada cierto tiempo causa problemas entre los ciudadanos ecuatorianos, que se ven obligados a convivir con una nube de ceniza.

Es precisamente en Guayaquil donde se debe disputar mañana el encuentro entre Barcelona y Flamengo. Las autoridades sanitarias del país recomiendan que no se salga de casa más que lo imprescindible para evitar problemas respiratorios o infecciones oculares.

El COE Cantonal deriva la responsabilidad de la suspensión del partido al COE Nacional, que este pasado fin de semana ya suspendió el Guayaquil City - El Nacional de LigaPro y el Barcelona - Emelec de Superliga Femenina por la lluvia de cenizas que cubría la ciudad.