LAS PALMAS

Pepe Mel trata de "puto desastre" el césped del Estadio de Gran Canaria y Barranco Seco

El madrileño se harta de las condiciones del verde del coliseo amarillo y de la ciudad deportiva y explotó en rueda de prensa.

Pepe Mel trata de "puto desastre" el césped del Estadio de Gran
Canaria y Barranco Seco
Carlos Diaz-Recio Diario AS

En el partido de este domingo en el Estadio de Gran Canaria frente el Fuenlabrada, la UD Las Palmas cosechó su primer punto de la temporada con un partido frenético que finalizó con empate a tres, pero más allá de lo deportivo uno de los grandes protagonistas del encuentro no fue otro que el estado lamentable del terreno de juego que, a todas luces, ya desde el calentamiento de ambos equipos se podía apreciar como se levantaba en cada movimiento de los futbolistas y que terminó el encuentro siendo un auténtico patatal.

Esta circunstancia es cuanto menos llamativa teniendo en cuenta que la UD no juega un partido en su estadio desde el pasado 20 de julio frente al Extremadura, quedando aquel encuentro cinco a uno y en el cual el césped se encontraba en perfectas condiciones. Además, durante estos dos meses en club retiró dicho verde para instalar uno nuevo con unos beneficios bastante deficientes, como se ha podido comprobar en el estreno insular en casa.

Ante dicha circunstancia, que fue apreciada por cualquiera que viera el encuentro por televisión, en rueda de prensa Pepe Mel fue preguntado por ello, a lo que el entrenador explotó, comentando que “es la famosa frase de tirar piedras contra tu propio tejado. Eso es el Gran Canaria, un campo que no hemos pisado en varios meses. Tendría que estar como las praderas, pero no lo entiendo”, a lo que añadió con dureza que “no me vale la excusa de la Península, porque el equipo de la isla de al lado tiene una alfombra”, en relación al último encuentro disputado por los amarillos en pretemporada en el Heliodoro Rodríguez López hace unas semanas.

Pero la cosa no quedó ahí, ya que también tuvo palabras para las instalaciones de una nueva Ciudad Deportiva que costó, según dicen desde el club, unos 20 millones de euros, tasada en 40 millones antes de inaugurarse, y que el año pasado vio como una gran parte de los jugadores de los jugadores sufrieron numerosas lesiones musculares, negándose desde el club que el césped fuera el responsable de ello.

“Es que Barranco Seco también está igual: es un puto desastre", finalizó Mel con un considerable cabreo público y una tremenda pulla a la entidad por no haber realizado los deberes estos meses, teniendo en cuenta que la UD es un equipo que basa su juego en el toque, la posesión y en llevar el balón de un lado a otro a ras de suelo.

De hecho, hasta el entrenador visitante José Ramón Sandoval se mostró muy sorprendido por el estado del campo, explicando que “el gran perjudicado será Las Palmas, desconozco el motivo, pero ha sido lastre en todo momento. Sobre todo, para la propuesta técnica y de toque del conjunto canario. No creo que les beneficie ese estado del césped, seguro que lo reparan”.

Sin duda, una más de un club que en ocasiones parece estar más preocupado de otras cuestiones que de lo meramente deportivo.