ATLÉTICO DE MADRID

El Atlético de Madrid echa a rodar... sin público y sin cámaras

El Almería visita el Wanda Metropolitano para jugar el primer amistoso de la pretemporada, pero será sin ningún tipo de seguimiento.

El Atlético llevará a cabo la primera gran prueba previa al inicio de la temporada 2020-21 en un partido amistoso que nada tendrá que ver con los de años anteriores, cuando las giras internacionales enfrentaban a los rojiblancos con equipos de relumbrón ante gradas abarrotadas. Si la Juventus midió en Suecia las fuerzas de los de Simeone justo antes de debutar en la Liga pasada, cuando la ilusión desbordaba a los aficionados rojiblancos después de haberle metido 7 goles al Real Madrid en Nueva Jersey semanas antes, en esta ocasión el rival será el Almería, en el Wanda Metropolitano y con un secretismo total.

El partido se disputará a las 17:00, sin cámaras ni aficionados que puedan atestiguar lo que suceda. El Atlético planificó dos partidos amistosos anteriores al debut liguero, el fin de semana del 26-27 de septiembre contra un Granada que llegará mucho más rodado después de haber disputado dos jornadas de Liga y además dos rondas previas de la Europa League, por lo que es fundamental alcanzar ese partido en buena forma. Para ello debía medirse el pasado martes al Cádiz en el histórico trofeo Carranza y tener en el Almería su último examen antes del pistoletazo de salida.

Pero los casos positivos por coronavirus en el Atlético, que afectaron a Simeone, obligaron a posponer ese encuentro y el equipo almeriense se convierte en el primer escollo de una pretemporada que comenzó hace tres semanas. El Cholo, dirigiendo desde casa y con Bonvicini y el Profe Ortega como sus generales de campo, ha estado ensayando esta semana un once que estaría formado por Oblak; Trippier, Savic, Giménez, Lodi; Koke, Thomas, Saúl, Carrasco; Correa y Morata. Así, João Félix debería esperar de nuevo desde el banquillo al igual que las pocas caras nuevas del equipo: el único fichaje del portero Grbic y Nehuén Pérez y Mollejo en su vuelta de sus prolíferas cesiones.