BARCELONA

Koeman mete presión a De Jong

El rendimiento del holandés, bajísimo en los dos primeros amistosos, está lejos de la jerarquía que el entrenador espera de su compatriota esta temporada.

Koeman mete presión a De Jong
David Ramos Getty Images

Cuando fue sustituido este miércoles en el amistoso contra el Girona, Ronald Koeman susurró algo en el oído de De Jong después de saludarle. Con el resto de jugadores se había limitado a darles la mano. De Jong venía de tener un partido desalentador, con errores infantiles en la entrega, pases cruzados por el medio sin velocidad que le costaron, por ejemplo, una tarjeta a Sergi Roberto; y, en general, todo menos lo que Koeman espera del jugador al que le quiere dar los mandos del equipo.

Aunque este sea todavía periodo de preparación, Koeman va a ser implacable con De Jong. Sabe el fútbol que tiene dentro, el desorbitado precio que el Barça pagó por su contratación (86 millones de euros) y que un año de adaptación, bien lo sabe él de su etapa como jugador a las órdenes de Cruyff, es necesario. Pero debe ser suficiente. Koeman necesita que De Jong haga muchas más cosas en el campo, como demostró en el Ajax y en la selección holandesa que sorprendió en la primera edición de la Nations League.

Da la sensación de que el ex ajacied juega cohibido en el Barça, con una marcha menos de la que le convirtió en el mejor centrocampista del continente con 21 años y con más ganas de no equivocarse que de destacar y hacer la diferencia. Ese pensamiento tiene unas consecuencias diabólicas, porque aparecen más errores.

De Jong empezó bien el curso pasado. Abrazado por familiarizarse con el estilo Barça y por haber escogido la historia azulgrana antes que el proyecto Guardiola en el City y el dinero del PSG, tuvo un inicio prometedor. Pareció adaptarse con sencillez a la ciudad y al club. Sin embargo, su rendimiento empezó a ir a menos y resultó especialmente decepcionante en los grandes partidos, sobre todo en los dos Clásicos. De Jong se lesionó en el primer partido oficial postconfinamiento contra el Mallorca y ya no jugó hasta la penúltima jornada.

El primer insatisfecho con su rendimiento es De Jong. Lo repitió en varias entrevistas la temporada pasada. Este curso juega con ventaja. El entrenador habla su idioma en todos los sentidos; el sistema, el mismo con el que triunfó en el Ajax, le beneficia. Y, al menos en principio, él es el señalado para llevar el ritmo de los partidos del Barça. Una vez creadas las condiciones para que rinda, el que tiene que dar el paso es De Jong. Koeman le va a apretar.